Cientos de pasajeros se quedan sin tren a Madrid por la lluvia en la meseta
Renfe acumuló autobuses por la mañana en la estación, y tuvo que usarlos por la tarde. (Begoña Gómez).
Las fuertes lluvias caídas desde el martes en el centro de la Península acabaron por cortar ayer las dos rutas ferroviarias más importantes entre Valencia y Madrid.

Una es la que hace normalmente el Alaris, interrumpida desde el martes a las 20.00 horas en la provincia de Ciudad Real al anegarse las vías. Para más inri, ayer por la tarde quedó cortado el tramo de urgencia que llegaba hasta Madrid por la vía del AVE.

El resultado: cientos de viajeros afectados en ambos sentidos. Si el martes por la noche se quedaron tirados 500 en cuatro trenes, según fuentes de Renfe, ayer por la tarde se sumaron otros 190 más, que venían a Valencia y Alicante desde la estación de Ciudad Real.

Así, Renfe empezó a fletar autobuses hacia Madrid desde la Estación del Norte a media tarde de ayer. Por si fuera poco, la A-3 también estuvo cortada 12 horas entre Arganda del Rey y Perales de Tajuña (Madrid) al volcar un camión cargado de yogures.

2.500 afectados en toda España

Las lluvias de los últimos días afectaron sólo ayer por la mañana a 28 trenes y a 2.500 pasajeros en toda España, que tuvieron que aplazar sus viajes o hacer transbordos. Además, las trombas de agua colapsaron carreteras de Madrid y causaron daños en 60.000 hectáreas de vid en La Mancha. Un hombre murió el martes por la noche en Pontevedra por un desprendimiento.