El secretario regional del PSOE, Emiliano García-Page, ha dado este martes un plazo de dos semanas al Gobierno regional para que se haga efectivo el anunciado convenio sanitario entre Castilla-La Mancha y la Comunidad de Madrid, tras asegurar que el anuncio realizado por el consejero de Sanidad y Asuntos Sociales, José Ignacio Echániz, el pasado 21 de noviembre "es una tomadura de pelo de tamaño descomunal".

Concretamente, según ha explicado García-Page en el transcurso de una rueda de prensa, "si en quince días no está operativo el convenio sanitario que beneficie a la gente de Guadalajara y Toledo haremos interpelaciones parlamentarias en el Senado y en el Congreso de los Diputados en relación con el Sistema Nacional de Salud".

Además, el dirigente socialista ha calificado la negociación de dicho convenio como "la mentira evidente que llevamos soportando cuatro años y mucho más teniendo en cuenta que Echániz dijo que le había costado muchos fines de semana por las tardes y por las noches estar sin dormir para cerrar un acuerdo con la Comunidad de Madrid".