El portavoz parlamentario del PP, Eduardo Zaplana, recriminó al Gobierno su "negligencia" en la custodia de algunas "pruebas fundamentales" de los atentados del 11-M e interpretó que ese descuido evidencia el "poco interés" del Ejecutivo por conocer la verdad sobre el atentado terrorista.

Para Zaplana, la versión "más favorable" para el Gobierno es reconocer que han existido "gravísimos errores en la guarda de las pruebas" esenciales para el esclarecimiento de la verdad, en alusión a las muestras de explosivo recogidas en el lugar de los atentados.

Deterioro irreversible

En este contexto, se cuestionó cómo un Gobierno que "quería saber la verdad durante todos estos años" ha permitido que pruebas fundamentales "se deteriorasen irreversiblemente".

Hay cosas inexplicables, que algunos quieren que nos traguemos

"Hay cosas inexplicables, que algunos quieren que nos traguemos como un auto de fe", incidió.

Por su parte, el portavoz del grupo socialista, Diego López Garrido, reiteró que tanto Zaplana como el líder del PP, Mariano Rajoy, y su secretario general, Ángel Acebes, deben "pedir perdón" a los españoles por sus "mentiras" en torno a la autoría del 11-M y advirtió de que hasta que no lo hagan estarán "en deuda" con ellos.

Patrañas del Gobierno

López Garrido lamentó que pese a los testimonios de los peritos que en el juicio han descartado cualquier vinculación de ETA con los atentados el PP continúe, tres años después, defendiendo las "patrañas" del Gobierno de Aznar sobre la autoría de la masacre.

En este sentido, consideró "irresponsable" la "descalificación absoluta de las instituciones" que hace el PP al mantener contra "viento y marea" la "teoría de la conspiración" que sostiene que fueron otros los autores de los atentados de Madrid.

El diputado socialista remarcó que insisten en su actitud día tras día con esta conjetura pese a que las pruebas "conducen a que ETA no tuvo nada que ver con los atentados".

Sigue el juicio del 11-M en el especial de 20minutos.es