La dirección nacional del PSOE, encabezada por Pedro Sánchez, anunció este miércoles la imposición de una gestora en el Partido Socialista de Madrid y la expulsión de su secretario general, Tomás Gómez. Para la dirección del PSOE, es "obvio" que Gómez no es un aspirante electoral adecuado y estaba lastrado por las investigaciones judiciales que le afectan (el caso del sobrecoste en el tranvía de Parla). Sin embargo, Gómez se niega a marcharse.

César Luena, responsable de Organización de los socialistas y mano derecha de Sánchez, comunicó a las 11.55 horas de este miércoles la decisión.

Ferraz se agarra a la "inestabilidad orgánica" para intervenir el PSMSegún Luena, la comisión permanente del partido ha estimado que la investigación sobre el posible desfalco en la construcción del tranvía de Parla mientras Tomás Gómez era alcalde de la ciudad —se presupuestó en 92 millones y costó más de 120 millones— y la Operación Púnica —centrada en las supuestas comisiones cobradas por su amigo y sucesor, José María Fraile, a cambio de adjudicaciones públicas— "perjudican la imagen del partido" y provocan "inestabilidad orgánica".

Aunque Luena no lo mencionó, miembros de la dirección nacional apuntan que Pedro Sánchez necesitaba dar un golpe de autoridad frente a barones como la andaluza Susana Díaz. Las mismas fuentes apuntan que los últimos resultados electorales y las encuestas justificaban el cambio.

A día de hoy, los sondeos no otorgan posibilidades al Partido Socialista de Madrid (PSM) de arrebatar el Gobierno regional al PP; al contrario, cuestionan su papel como segunda fuerza política en competencia con Podemos. En 2011, ya con Gómez el frente, los socialistas rompieron su suelo histórico de voto en Madrid, consiguiendo el menor número de apoyos hasta el momento en democracia y dejando a la formación con 36 escaños (-6) y 783.000 votos (-219.800).

Gabilondo, el relevo

El descabezamiento de la federación de Madrid supone el regreso de Rafael Simancas, antiguo líder regional y elegido presidente de la gestora. Gómez  seguirá siendo el cabeza de cartel, pero solo hasta la próxima reunión de la Comisión Federal de Listas. Este órgano evaluará la "idoneidad" del ya exsecretario como candidato, aunque todo apunta a que será descartado. Luena ha avanzado que es "obvio" que Gómez no es el aspirante apropiado, si bien ha expresado su "respeto absoluto" a los derechos de los militantes en la elaboración de candidaturas.

La dirección federal contactó con los opositores a Gómez para saber si podrían hacerse con el partidoEl PSM, según anunció César Luena, será quien elabore la candidatura a las autonómicas a través de la comisión gestora, pero el tiempo corre en contra, ya que la cita con las urnas es dentro de cuatro meses.

Ángel Gabilondo, exministro de Educación, es el mejor situado para sustituir a Gómez. Aunque el exrector de la Universidad Autónoma de Madrid ya dio un 'no' por respuesta al PSM en una ocasión, fuentes próximas aseguran que ahora estaría dispuesto a volcarse con el partido.

La dirección federal contactó hace varios días con el sector antitomasista de Madrid con el fin de preguntar si los opositores tendrían mayoría para hacerse con control de la federación y si estaban en disposición de proporcionar un equipo a Gabilondo o a otro candidato. La respuesta fue afirmativa, según explica un veterano dirigente autonómico.  "La federal sabía que esto no podía seguir así. Estamos listos para trabajar y recuperar el partido", añade un concejal del Ayuntamiento de Madrid.

Gómez amenaza con los tribunales

Los cargos y militantes del PSM se enteraron de la decision de la comisión federal por los medios de comunicación. Sin embargo, era una medida esperada desde hace meses.

Gómez: "Voy a defender a esta federación y mi honorabilidad, si es necsario, en los tribunalesEl gesto definitivo que anticipó el desenlace se produjo este lunes, cuando Sánchez y Gómez coincidieron en un acto público. "Pedro estuvo muy frío con Tomás. Se suponía que iba a arengarnos para ganar Madrid, pero a él no le dio ni un abrazo. Es más, dijo que la política debía ir por delante de la Justicia. No puedes decir eso delante de Tomás y después mantenerle en su puesto", precisa uno de los asistentes. "Ambos tenían la cara larga. Se notaba la tensión, pero era normal, entre comillas. No imaginaba que todo se rompiese 24 horas después", añade otro militante socialista.

Sin embargo, la contundencia exhibida por Pedro Sánchez no ha intimidado a Tomás Gómez, que se ha plantado ante la dirección del partido. "Voy a defender la democracia, a esta federación y mi honorabilidad en los órganos internos o si, es necesario, en los tribunales", respondió en una rueda de prensa en la que fue jaleado por toda su ejecutiva.

Gómez reveló que el secretario general le había llamado a primera hora de la mañana para pedirle que diera un paso atrás, pero la respuesta fue clara: "Le dije no a un demócrata como Zapatero y le digo no a Pedro Sánchez, que intenta una maniobra no democrática". "Su única motivación es el poder interno. Conozco bien a Pedro Sánchez, porque contribuí a que fuera secretario general", espetó antes de asegurar que es "imposible" que le imputen por el caso del tranvía de Parla, porque su Ayuntamiento no tenía competencias para aprobar las obras.

Consulta aquí más noticias de Madrid.