Trabajadores de RTVE
Un grupo de trabajadores de RTVE protesta en la puerta del hotel Auditorium. TWITTER CC OO RTVE

La gala de los Goya ha atraído las protestas a las puertas del Centro de Congresos Príncipe Felipe del Hotel Auditorium de Madrid, donde se han concentrado la Plataforma de afectados por la hepatitis C, figurantes y trabajadores de RTVE, Coca-Cola y de la limpieza de Madrid Río.

Casi un centenar de afectados por la hepatitis C han acudido a manifestarse para pedir tratamiento para todos los enfermos. "Se nos mueren doce compañeros cada día", ha denunciado el portavoz de la plataforma, Antonio Fernández.

Por su parte, un centenar de trabajadores de la embotelladora de Coca-Cola de la localidad madrileña de Fuenlabrada se han manifestado como ya hicieron el año pasado frente al hotel y entregan panfletos y pegatinas a los invitados a la gala. Además, unos 50 figurantes reivindican un convenio específico para estos actores, que sufren "discriminación en dietas, horario y trato", explicó una representante de este colectivo, Aisha Zehni.

Cerca de ellos, una treintena de trabajadores de RTVE se han manifestado en defensa de una "televisión pública al servicio de los ciudadanos" y de una "gestión transparente".

El secretario general de CC OO en TVE, Fernando Suárez, ha explicado que han decidido protestar este sábado en los Goya porque el "cine español depende de TVE", donde se emiten "el 95%" de las películas que se producen en España.

Los trabajadores utilizaron como símbolo de sus reivindicaciones un lazo naranja, y lograron que Alberto Rodríguez, director de La Isla Mínima, se lo pusiera.

Protegidos del frío con gorros y guantes, los trabajadores posaron con una pancarta que decía "Servicio Público de Calidad", "RTVE es de todos" y "Mantenimiento de la estructura".

Por  una decena de miembros de la plataforma de trabajadores de la limpieza de Madrid Río se quejan de que su lucha "ha sido silenciada por los medios", pese a que, según afirman, se ha despedido al 60 por ciento de la plantilla. Las protestas se han mezclado con los fans que se han desplazado a las puertas del hotel para poder ver a sus actores y actrices favoritos.