Angela Merkel
La canciller alemana, Angela Merkel, durante la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC). EFE

La canciller alemana, Angela Merkel, se mostró este sábado "convencida" de que el conflicto en Ucrania "no se va a solucionar de forma militar" y se opuso a enviar armamento a Kiev, como propone Estados Unidos.

La respuesta no es no hacer no hacer más, sino seguir intentándoloLa jefa del Gobierno alemán realizó estas declaraciones en la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC), tras plantear en los últimos dos días en Moscú y Kiev un nuevo plan de paz junto con el presidente francés, François Hollande.

"Estoy convencida de que este conflicto no se va a solucionar de forma militar. Por eso hacemos esfuerzos por centrarnos en la diplomacia", aseguró Merkel.

La canciller afirmó sin embargo que comprende el debate en EE UU sobre la necesidad de armar a Kiev en respuesta a la ayuda militar y financiera que presta Moscú a los rebeldes prorrusos del este de Ucrania.

"Pero los avances que necesita Ucrania no se van a dar con más armas", zanjó Merkel, que respondía así a la pregunta de un senador estadounidense tras su intervención.

Nueva propuesta de paz

La jefa del Gobierno alemán sí que indicó que en otros puntos de la crisis de Ucrania, Europa y EE UU han estado de acuerdo, como en el de las sanciones a Rusia, que se han impuesto de forma coordinada a ambos lados del Atlántico.

Merkel acababa de reconocer en su discurso que no está garantizado el resultado de sus últimos esfuerzos diplomáticos en Moscú, pero subrayó que a su juicio la respuesta "no es no hacer no hacer más, sino seguir intentándolo".

La canciller y el presidente francés se reunieron este viernes en Moscú con Putin para presentarle una nueva propuesta de paz para el este de Ucrania, un plan que el día anterior habían presentado al presidente ucraniano, Petró Poroshenko.

Merkel y Hollande tienen previsto mantener este domingo una conferencia con Putin para cerrar un posible acuerdo que incluya las últimas demandas de Kiev y supere el filtro de Moscú.

El eje franco-alemán ha lanzado esta última ofensiva diplomática de alto nivel ante el recrudecimiento de los combates entre el ejército ucraniano y los rebeldes prorrusos, y después de que Estados Unidos empezase a contemplar la posibilidad de enviar armas a Kiev, un opción que París y Berlín rechazan.

En la presente edición de la MSC han participado una veintena de jefes de Estado y Gobierno, unos 60 ministros de Exteriores y Defensa, cerca de 40 alto directivos de grandes empresas transnacionales y representantes de ONG internacionales.

Además de Merkel, en esta cita han participado Poroshenko, el vicepresidente de EE UU, Joe Biden, el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov y los ministros de Defensa y Exteriores de Alemania, Ursula von der Leyen y Frank-Walter Steinmeier, respectivamente.