Oso polar
Un oso polar en el zoo de Moscú. ARCHIVO

Veintisiete especies se han declarado oficialmente extinguidas en el planeta en los últimos veinte años, lo que supone que el ritmo actual de pérdida de biodiversidad es de cien a mil veces mayor que el que ocasionarían los procesos naturales de extinción de animales y plantas.

Datos como estos han sido destacados en el segundo Congreso Nacional sobre la Conservación de la Biodiversidad, Bionatura 07, que se celebra en Sevilla; la suiza Anabelle Cuttellod, coordinadora regional de Listas Rojas para el Mediterráneo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), y por la colombiana Margarita Astrálaga, directora del Centro de Cooperación del Mediterráneo de la UICN en España, han lanzado una seria advertencia acerca de los efectos de la mano del hombre en el planeta.

El 23% de los mamíferos, bajo amenaza

Las especies oficialmente desaparecidas en el planeta desde que la UICN comenzó sus trabajos, hace unos cuarenta años, suman ya las 784 y otras 65 sólo sobreviven en cautiverio o en cultivos.

Más de la mitad de los reptiles podría extinguirse

Ambas investigadoras subrayaron que la Lista Roja de la UICN sobre especies amenazadas de 2006 -la última elaborada- determina que de las 40.177 especies evaluadas en el mundo, 16.119 se consideran en alguna de las cuatro fases de peligro.

Ello supone que están amenazadas el 12% de las especies de aves, el 23% de mamíferos, el 52% de insectos, el 32% de anfibios, el 51% de reptiles, el 25% y el 20% de tiburones y rayas; una de las especies más seriamente amenazadas en la actualidad es el oso polar, en peligro constante a medida que el calentamiento global acelera el deshielo.

El tiempo se acaba para el oso polar

Según los últimos datos, se podrían estar agotando los últimos granos de arena del reloj de los osos polares, que día a día ven derretirse el hielo bajo sus garras.

Las restricciones, o directamente las prohibiciones, a su caza en las últimas décadas ha ayudado a proteger a esta especie, pero muchos expertos lanzan previsiones agoreras.

Se estima que entre 20.000 y 25.000 osos polares viven en la zona del Ártico, comprendida entre Canadá, Rusia, Alaska, Groenlandia y Noruega; estos países intentan desarrollar proyectos de protección a esta especie, pero el cambio climático avanza de forma más rápida.