Robin Williams
Robin Williams, ganador del Oscar en 1998 por El indomable Will Hunting. ARCHIVO

La viuda de Robin Williams, Susan Schneider, está inmersa en una verdadera batalla judicial contra los tres hijos del cómico, que se suicidó el pasado mes de agosto. Según publica TMZ, la tercera esposa de Williams reclama unos aspectos de la herencia del actor que, de acuerdo con Zak (31 años), Zelda (25) y Cody (23) —estos dos últimos fruto de su segundo matrimonio— "no le correponden", por lo que estaría actuando en contra de los planes que marcó el actor antes de morir. La herencia, en concreto, abarca todo tipo de objetos, no solo la fortuna o las propiedades, sino también sus bicicletas o su colección de juguetes.

La herencia no incluye la colección de relojes por la que está luchandoEn el testamento, el actor legó todos sus bienes a una fundación que incluye a sus tres hijos como benefactores. Aunque la casa de Tiburón (California), con todos los objetos de valor que hay en la misma, se la otorgó a Susan, así como un fondo destinado a cubrir los costes de la vivienda de por vida. En los documentos que ha presentado la viuda, defiende que el dinero debería ser mayor hacer frente también a "inesperadas renovaciones o mejoras"; un hecho que ha enfurecido a los hijos del actor.

Pero esta batalla judicial no se limita solo al efectivo que debería recibir la tercera esposa del oscarizado actor. En la demanda que interpuso en diciembre, Susan también denuncia que los descendientes de Williams retiraron sin su permiso ciertas pertenencias que se encontraban en la casa. La versión de Zak, Zelda y Cody, sin embargo, difiere en determinados puntos, ya  que aseguran que Susan les prohibió la entrada a la vivienda tras el fallecimiento de su padre, a pesar de que sí dejó entrar a los peritos para que tasaran algunas pertenencias.

En cuanto a estos objetos personales del actor, según informa el mismo diario, los hijos creen que Susan puede conservar las cosas que acumuló mientras estaban casados, "pero eso no incluye la colección de relojes por la que está luchando". Las colecciones que completó Williams con el paso de los años y el esmoquin que lució en su última boda también son motivo de disputa.