Los candidatos saben que ya sólo les quedan cinco días para convencer a los votantes. Apuran sus últimas tácticas persuasivas en Vizcaya.