Tres varones de nacionalidad nigeriana y una mujer española han sido detenidos en el marco de la denominada 'Operación Guaña' por la realización de contratos falsos a extranjeros para la renovación de sus autorizaciones de residencia, según ha informado la Policía Nacional.

La operación se inició al detectarse cómo varias personas solicitaron su regularización o la renovación de sus autorizaciones de residencia mediante una serie de contratos con una empresa para la que no desarrollaron actividad alguna.

Tras diversas pesquisas se pudo comprobar que el principal implicado, que regentaba un bar en el sur de Tenerife, simulaba la contratación de estas personas para la prestación de servicios en su establecimiento como camareros o cocineros, a fin de que pudiesen obtener la renovación de sus autorizaciones de residencia.

Además del dueño del bar, han sido detenidas otras tres personas, dos de ellas beneficiarias de contratos fraudulentos y otra por presentar uno de los mencionados contratos para obtener el permiso de residencia, y todos han pasado a disposición judicial.

Esta investigación se ha llevado a cabo por policías adscritos a la Unidad Contra Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (UCRIF), perteneciente a la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Santa Cruz de Tenerife.