El Presidente de la Diputación Provincial de Castellón, Carlos Fabra, del Partido Popular simultaneaba su cargo público con un negocio de asesoramiento a través de la empresa Camarcas S.L. dedicada a asesoría y consultoría entre 2000 y 2004, según denuncia El País .

En la documentación de Hacienda a la que tuvo acceso el periódico revelaron que Fabra, administrador único de Camarcas, cobró de por lo menos siete empresas diferentes, algunas de ellas con adjudicaturas de contratos públicos en Castellón, una cantidad cercana de 841.021 euros, siempre según fuentes de El País.

Fabra está imputado por supuesto tráfico de influencias y fraude fiscal ya que sus ingresos doblan con creces los declarados a Hacienda.

Comisiones millonarias

Camarcas S.L. ya tenía antecedentes sospechosos y estaba bajo investigación.

El PP continúa defendiendo la gestión de Fabra como de "intachable".

Vicente Vilar, socio del presidente castellonense, fue el empresario que denunció haber pagado a Fabra comisiones millonarias por sus gestiones políticas a la hora de beneficiar la aprobación de productos fitosanitarios a través de la citada empresa. Las empresas gestionadas por Vilar, Naranjax y Comercial de Industrias Químicas Arcavi S.L. pagaron a Camarcas S.L. más de 150.000 euros entre 2000 y 2001.

El PSOE ha tildado de "indecente" la actitud del PP de mantener en su cargo al político, candidato también a concejal de Castellón. El partido que preside Mariano Rajoy respondió que la gestión de Fabra ha sido "intachable".

Concesiones

Las investigaciones están centradas en otras empresas además de las gestionadas por Vilar. Entre las compañías que realizaron ingresos a la empresa de Fabra están, entre otras, Cattocer S.L, vinculada al empresario Fernando Roig, presidente de la conocida industria cerámica Pamesa, que ingresó más de 200.000 euros entre 2000 y 2003 a Camarcas;y Azahar Jardinera y Riegos S.A. fue beneficiaria de concesiones de parques y jardines de la ciudad castellonense.

El caso Fabra está continuamente demorándose. Ya se ha cambiado siete veces de jueces y fiscales.
 

Hacienda también investiga diferentes ingresos de familiares de Fabra que soportaban hipotecas millonarias.

Lentitud judicial

La descoordinación y la lentitud en las investigaciones están siendo frecuentes en el caso Fabra ya que se ha cambiado siete veces de jueces y fiscales.

Motivos diversos ejemplifican la demora judicial. Uno de estos motivos es en referencia a los 2.549 folios que recogen la información de "trascendencia tributaria", en los que no se han incluido la referente a uno de los cuatro hijos de Fabra. Concretamente, falta la de Andrea, casada con el consejero de la Comunidad de Madrid Juan José Güemes. El olvido podría retrasar el informe pericial definitivo.