Glóbulo cometario 'La Mano de Dios'
Fotografía del glóbulo cometario CG4, también conocido como 'La Mano de Dios', que ha capturado el Telescopio Very Large. ESO

El telescopio VLT (Very Large Telescope), del Observatorio Europeo Austral (ESO), ha capturado una nueva instantánea del glóbulo cometario CG4, más conocido como 'la mano de Dios' y cuya naturaleza exacta continúa siendo un misterio para los astrónomos, aunque se baraja la posibilidad de que su nacimiento se produzca en el mismo lugar en el que surgen las estrellas.

Las extrañas y peculiares formas que adoptan esta clase de objetos espaciales, totalmente diferentes entre unos y otros, mantiene en vilo a los astrónomos. De hecho, esta última incógnita ha dividido a la comunidad científica en dos teorías.

La primera defiende que esta clase de objetos se crearon en un principio como nebulosas esféricas que adquirieron una inusual forma cuando vieron interrumpida su formación, debido a los efectos de una explosión de supernova cercana. Mientras que el segundo grupo determina que son los vientos estelares y la radiación ionizante de calientes estrellas masivas los motivos de que los glóbulos cometarios adopten esa estética particular.

Nebulosa pequeña y débil

A pesar de que en la imagen aparenta ser un objeto brillante y de gran tamaño, la realidad es otra muy distinta, tal y como insisten desde el Observatorio Europeo Austral.

En concreto, 'la mano de Dios' (visible en la imagen), que se encuentra a unos 1.300 años luz de la Tierra, en la constelación Puppis, tiene una cabeza con un diámetro de 1,5 años luz, y su cola (que no se aprecia en la fotografía) cuenta con ocho años de luz de largo.

Estas medidas, que podrían parecer gigantescas para cualquier astrónomo amateur, son, no obstante, normales, ya que los científicos aseguran que se trata de una nube pequeña y de una nebulosa débil, aspecto que dificulta enormemente su localización en la bóveda celeste.