El Fondo Monetario Internacional alertó de que España podría caer en un período de crecimiento lento si los hogares españoles reducen su consumo ante el gran peso de las hipotecas en la economía familiar.

En su revisión anual de la economía española, el Consejo Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI), en el que están representados sus 185 países miembros, apuntó al elevado endeudamiento privado como la principal amenaza a la buena marcha de la economía española.

Hipotecas y mercado inmobiliario

Específicamente, al Fondo le preocupa que los españoles cada vez deban más a los bancos por el techo que les cubre, y en un momento en que las tasas de interés europeas están al alza, el organismo teme que las familias se sienten a hacer sus cuentas y decidan reducir su consumo.

El FMI alerta ante el posible freno del consumo por el precio elevado de las hipotecas
Eso actuaría como un frenazo sobre el pistón económico, puesto que la institución considera que hay bastantes obstáculos para que las empresas pasen a concentrarse y a vender en el exterior ante la posible contracción del mercado interno, explicó a la prensa Alessandro Leipold, subdirector del Departamento de Europa.

En cuanto al terreno inmobiliario, la desaceleración del precio de la vivienda es una mala noticia para los constructores y agentes inmobiliarios, pero por ahora no para la economía en general, según Leipold; el FMI prevé que continúe la tendencia al enfriamiento.

"No ha habido realmente un gran impacto en la economía y tampoco predecimos que lo haya", dijo; el FMI asegura en el informe que el fin de las subidas desorbitadas del precio de la vivienda es algo positivo para una economía.

Desaceleración gradual

Pese a estas advertencias, el futuro más probable para la economía española es una "desaceleración gradual del crecimiento", según Leipold.

El futuro será benigno para la economía española
Leipold añadió que "hay signos" de que el crecimiento español se reequilibra, con un aumento de la inversión de las empresas y de las exportaciones.

Pese a que el FMI apuesta por que el futuro será benigno para la economía española, instó también al Gobierno a tomar medidas para impedir que los riesgos se materialicen.

Independencia de las agencias reguladoras

Es un asunto pendiente desde hace mucho, que antecede a los acontecimientos recientes

El FMI también instó al Gobierno a promover la competencia en mercados "protegidos", donde la posición de dominio de algunas compañías les permite hacer a sus clientes pagar más por sus bienes y servicios que en los países vecinos.

En este sentido, pidió mayor independencia de las agencias reguladoras para alejarlas de cualquier influencia política.

Leipold negó que esta recomendación tenga que ver con las acusaciones de que el Gobierno español intentó influir en las decisiones de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

"Es un asunto pendiente desde hace mucho, que antecede a los acontecimientos recientes", dijo el funcionario.