Andalucía aglutina 28.000 hectáreas de cultivo que utilizan las técnicas de control biológico de plagas en los cultivos hortícolas, sin usar fitosanitarios, fundamentalmente en el caso de Almería y Granada, algo que "marca la diferencia de calidad y sostenibilidad de nuestros productos", ha indicado la consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Elena Víboras.

La consejera ha participado en la inauguración del 13 Symposium de Sanidad Vegetal, organizado por el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Andalucía Occidental, que se celebra en Sevilla, donde ha destacado la apuesta de Andalucía por la sanidad vegetal, "una cuestión crucial para la competitividad de nuestra agricultura", ha asegurado.

Víboras ha asegurado que "mantener el buen estado sanitario de un cultivo no sólo afecta al rendimiento de la producción, sino también a la calidad de los productos que se obtienen y su valor en el mercado, lo que significa que afecta directamente a la economía de nuestros agricultores".

Al respecto, la titular de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha recordado que en Andalucía, "como primera potencia agrícola, tenemos muy en cuenta la sanidad vegetal, pues en un mercado cada vez más global, y con la influencia del cambio climático, las amenazas son más numerosas y los riesgos mayores", por lo que ha resaltado la importancia y la obligación de gestionar bien las plagas y enfermedades de los cultivos, primero de forma preventiva y, posteriormente, con un control adecuado.

Considera que "las herramientas que utilizamos para combatir esas amenazas deben ser cada vez más sostenibles y seguras", ha añadido. Así, ha recordado que desde hace unos 10 años es obligatorio contar con un carné de aplicador de productos fitosanitarios, de forma que hay más de 200.000 agricultores con dicho carné, y, desde hace más de 15 años, se están impulsando las producciones sostenibles en Andalucía.

La consejera se ha referido también al esfuerzo que está realizando el sector, especialmente en la implantación de las técnicas de control biológico de plagas en los cultivos hortícolas, fundamentalmente en el caso de Almería y Granada. En total, ha apuntado, Andalucía cuenta con unas 28.000 hectáreas de cultivo que utilizan esta técnica, "que marca la diferencia de calidad y sostenibilidad de nuestros productos". No obstante, ha insistido en que "combatir las plagas es tarea de todos".

En ese punto, ha resaltado que "gracias al esfuerzo de todo el sector, hemos alcanzado un liderazgo indiscutible en producción integrada, con más de 554.000 hectáreas, y en producción ecológica, con más de 806.000 hectáreas, lo que nos sitúa como la primera comunidad autónoma de España en producción sostenible", ha apuntado.

Control de enfermedades

En cuanto al control de las enfermedades de los cultivos, Elena Víboras ha resaltado que en Andalucía se han puesto en marcha varias medidas, entre las que destaca el Plan de Vigilancia Fitosanitario para los Cítricos, con el que se realizan actuaciones de control para la detección temprana en puntos de riesgo; la planificación de una rápida actuación para erradicar de forma inmediata posibles focos, y la transferencia de información y formación a los agricultores, técnicos y al sector en su conjunto.

Otro de los aspectos destacados por la consejera ha sido la diversidad de la agricultura andaluza, debido a su ubicación geográfica y variedad agroecológica, "razón por la que debemos contar con todas las herramientas disponibles para un adecuado manejo de la sanidad vegetal de los cultivos", ha asegurado. "Esta diversidad convierte, además, a nuestra región en un excelente banco de pruebas para desarrollo de nuevas técnicas y tecnologías, que luego se pueden aplicar en el resto de Europa", ha añadido.

Precisamente, en este 13 Symposium se pondrá de manifiesto cómo las tecnologías de la información y la comunicación están permitiendo grandes avances en este campo, especialmente en el ámbito de la prevención y el control de plagas, ha concretado la consejera.

Para lograrlo, Andalucía cuenta, desde hace casi 30 años, con la Red de Alerta e Información Fitosanitaria (RAIF), que posibilita a los agricultores que anticipen las plagas y preparen mejor sus tratamientos. A ello se suman los centros de investigación y desarrollo de primer nivel, tanto en el ámbito público, como el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa) y los laboratorios de Producción y Sanidad Vegetal de la Junta, y del ámbito privado.

Víboras resalta que la sanidad vegetal "ha pasado de ser el veneno del campo a los médicos del campo y es algo importantísimo para la competitividad de los agricultores y nuestra seguridad alimentaria".

Tras apuntar la posibilidad de que ese simposio pueda celebrarse cada año y no cada dos años, para "no quedarnos atrás", la consejera resalta el hecho de que en Andalucía "se está constantemente investigando, analizando y avanzando, buscando la posibilidad de prevención y control adecuado, ante este mundo global donde no existen fronteras y donde aparecen continuamente plagas distintas".

Víboras apunta que "se ha avanzado en ese campo con el uso de nuevas tecnologías, aunque queda mucho camino por recorrer, aunque Andalucía es la comunidad más avanzada en tecnología e innovación; teniendo en cuenta que somos la California de Europa, debemos modernizarnos constantamente en todos los ámbitos, incluidos innovación, calidad y seguridad alimentaria; hay que seguir muy alertas".

El symposium

El 13 Symposium de Sanidad Vegetal, organizado por el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Andalucía Occidental, se celebra, cada dos años, desde 1984, con el objetivo de intercambiar información entre profesionales —técnicos de sanidad vegetal— y propiciar las transacciones comerciales.

Con el lema 'Aportando Soluciones', la edición de este año, en la que se prevé la asistencia de cerca de 800 personas, se centra en abrir nuevas vías que faciliten la aplicación de las nuevas directivas y reglamentos de Uso Sostenible de Fitosanitarios, informando, para ello, de los nuevos avances tecnológicos para la mejora y eficacia de la gestión de cultivos.

Entre esos nuevos avances, el presidente del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Andalucía Occidental, Antonio Vergel, ha apuntado que las técnicas informáticas y las TIC "han venido para quedarse y van a ser nuevas herramientas para poder detectar, para la prevención e incluso poder hacer los métodos más eficaces, pues se usarán menos productos fitosanitarios". "El dron o la teledetección han venido para quedarse, no son ciencia ficción, sino ciencia real, que tendrá que ser aplicado a la agricultura".

Entre los retos en materia de sanidad vegetal, Vergel ha apuntado la necesidad de "ir a la prevención y a la gestión integrada de plagas, no solo el control". "Cuando se usan drones o medidas de teledetección ello provoca un menor uso de productos fitosanitarios, se incide en la prevención mediante productos de calidad; se están usando técnicas que están minimizando el uso de productos fitosanitarios", ha agregado.

Ha reconocido que "el 30 por ciento de los cultivos se pierden por plagas, puesto que no se llega al cien por cien del control", tras lo que ha resaltado el papel de los asesores, de los que hay 4.000 en Andalucía, con vistas a "llegar a la eficiencia de la producción y conseguir que todos los tratamientos sean cada vez mejores".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.