Roger Daltrey
El vocalista de The Who, Roger Daltrey, durante un directo en Madrid. (EFE) EFE

Las legendarias canciones de The Who volvieron a sonar anoche en el Palacio de los Deportes de Madrid, en el primero de los dos conciertos que traen de nuevo a los miembros supervivientes de la banda, Pete Townshend y Roger Daltrey, a los escenarios españoles.

Tan sólo han pasado diez meses desde que The Who debutaran en Madrid, pero casi 10.000 personas volvieron a congregarse en el Palacio de los Deportes de la capital para disfrutar del espíritu de la formación británica y de sus éxitos, que en esta ocasión cedieron parte del protagonismo a su último álbum de estudio, Endeless wire.

A pesar de contar con un directo en el que no hay cabida a los excesos, The Who demostró el inmortal magnetismo de sus canciones ante un público entregado desde el primer remolino del guitarrista Pete Townshend.

Melodías como las de The kids are all right, Baba O'Riley y Pinball Wizard sirvieron para recordar el secreto de eterna juventud del que fue uno de los primeros grupos que hicieron del sonido británico potencia mundial en la escena rock de la década de los setenta.

Una hegemonía que perpetúan a través de su legado, presente en las nuevas generaciones de bandas británicas.

Aunque un problema técnico en los compases finales de Who are you les dejó sin sonido durante más de cinco minutos, The Who mantuvo el intenso ritmo de su directo con un repertorio que se ha hecho aun si cabe más popular en los últimos años, por obra y gracia de la ficción televisiva estadounidense, que toma prestadas varias creaciones de Townshend para sus sintonías.

El nuevo disco, protagonista

Fragments y A man in a purple dress fueron algunos de los momentos recuperados del reciente, Endless wire, que se abre a la experimentación, y rompe con 22 años de silencio en un estudio de grabación de la banda, acompañada en el escenario por el batería Zak Starkey, hijo del beatle Ringo Starr y miembro a tiempo parcial de Oasis, uno de los discípulos de The Who.

John "Rabbit" Bundrick en el teclado y Pino Palladino al bajo completan, junto a Simon Townshend, hermano del fundador de la banda, el cuarteto que se suma a Daltery y Townshend en esta gira mundial.

Las revueltas "mod" en las playas de Brighton surgieron de la memoria de The Who en los temas pertenecientes a Quadrophenia, mientras que fueron algunos de los iconos británicos por excelencia -como Peter Sellers, James Bond y sus antiguos compañeros de formación, Keith Moon y John Entwistle-, los que sirvieron a la banda para ilustrar You better you bet.

Daltrey y Townshend se recrearon en dos canciones que tenían el calor del público asegurado, My generation y Won't get fooled again, y con ellas cerraron la primera parte de un recital que relegó a los bises otro de los hitos en la carrera de The Who, la ópera-rock pionera en el género Tommy.

Tras su segundo paso por Madrid, los músicos británicos cerrarán el próximo sábado en el Bizkaia Arena de Bilbao su breve paso por España, en un concierto que tendrá como teloneros al grupo catalán Loquillo y los Trogloditas.