El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol ha declarado este martes por la mañana como imputado de los delitos contra la Hacienda Pública y blanqueo por los fondos ocultados en el extranjero sin declarar durante más de 30 años. Su esposa, Marta Ferrusola, se ha acogido a su derecho a no declarar, mientras que sí han respondido a las preguntas sus Marta, Mireia y Pere. Lo han hecho en la Ciudad de la Justicia, hasta donde se ha desplazado la expareja del primogénito de los Pujol María Victoria Álvarez, que denunció haber visto a su excompañero, Jordi Pujol Ferrusola, llevando bolsas de dinero a Andorra.

El matrimonio ha llegado 30 minutos antes de la hora a la que los había citado la titular del Juzgado de Instrucción 31 de Barcelona, Beatriz Balfagón, y ha accedido al recinto por la entrada principal, situada en la Gran Via. Tanto en este acceso como en el posterior, había varios agentes de los Mossos d'Esquadra y vallas formando un pasillo para facilitar su entrada en caso de protestas: un grupo de funcionarios les han abucheado y lanzado billetes de 500 euros con el rostro de Pujol. 

Funcionarios de justicia han abucheado a los Pujol a su llegadaUna hora después, Pujol ha empezado a declarar hacia las 10.30 horas y ha finalizado dos horas después, mientras su esposa y sus hijos aguardaban en otra sala para evitar que pudieran hablar con él a su salida. Ha respondido a las preguntas de todas las partes salvo la acusación popular, que ejercen Manos Limpias, Guanyem e ICV, aunque por orden de la magistrada ejerce la acusación el abogado del sindicato ultraderechista. Su secretario general, Miguel Bernard, ha explicado que, en función de cómo se desarrollara la declaración pedirían medidas cautelares como la retirada del pasaporte, aunque ha recordado que la familia ha podido viajar libremente hasta ahora.

Según fuentes judiciales, Pujol ha reiterado ante la magistrada lo que ya confesó en julio: que el dinero era de su padre, Florenci Pujol. También ha hecho referencia a un documento de su padre con las instrucciones de que el legado que dejó a Ferrusola y sus hijos —aunque mientras fueron menores de edad lo gestionó un amigo de su padre, Delfí Mateu, ya fallecido—, pero no ha aportado el manuscrito ni ha presentado los movimientos bancarios que le habían sido requeridos. Ha dicho que no consta otra documentación sobre el dinero de su padre porque hizo fortuna en su momento de forma "ilegal" con el cambio de divisas, según explicó en unas cartas.

"No proviene de la corrupción ni del erario público", ha aseverado categóricamente Pujol ante la magistrada. En cualquier caso, ha dicho, optó por desentenderse de la herencia de su padre por miedo a que pudiera dañar su imagen política y por eso no lo regularizó. En cuanto al incremento de los fondos de 140 millones de pesetas a 540, lo ha atribuido a las inversiones en productos financieros realizadas durante estos años.

Las declaraciones las he hecho ante quien tenía que hacerlaEn cambio, su esposa se ha acogido a su derecho de no declarar y el matrimonio ha abandonado el edificio por la puerta posterior sin hacer declaraciones mientras eran abucheados de nuevo. "Las declaraciones las he hecho ante quien tenía que hacerlas", ha dicho el expresidente. Acompañados por su letrado, Pujol y su esposa han vuelto a oír los improperios de varias personas, como les ha ocurrido a su llegada a la ciudad judicial, con gritos de "chorizo" y "Cataluña no se merece personas como ustedes". Los interrogatorios de Marta, Mireia y Pere han durado otras dos horas.

Sus interrogatorios se producen en el marco de la investigación abierta tras la confesión en julio del expresidente de que la familia ha tenido dinero sin regularizar en el extranjero durante tres décadas y que, según Pujol, es una donación de su padre, mientras que la juez ve "sospechoso" que los fondos investigados provengan de una herencia sobre la que la familia no ha aportado ninguna documentación.

Intento de defensa rechazado

La jueza rechazó hace unos días el intento de la defensa del político de archivar su imputación; entre otras razones, por las "escasas explicaciones ofrecidas sobre esos fondos y la nula acreditación de las operaciones realizadas con ellos durante más de 30 años". "No cabe presumir, a falta de más información y dados los principios básicos del Derecho Penal, que el origen de los fondos depositados en el extranjero sea ilícito, pero eso no significa que haya que aceptar a ciegas, sin realizar ninguna comprobación, la explicación ofrecida por el señor Pujol", argumentó la juez en un auto recogido por Europa Press.

Pujol aseguró que este dinero era herencia de su padre, Florenci Pujol, que murió en 1980Pujol aseguró que este dinero era herencia de su padre, que murió en 1980, y que se lo dejó a su nuera Marta Ferrusola y los hijos del matrimonio, siendo gestionado por una tercera persona mientras los vástagos eran menores de edad; el expresidente no concretó ni el país en el que estaban, ni a qué hijos se la dejó ni quién era esa tercera persona.

Marta Ferrusola y sus hijos Mireia, Marta y Pere —los cuatro ahora imputados junto a Jordi Pujol— regularizaron en julio del año pasado fondos procedentes de Andorra "en cantidades superiores a los 120.000 euros", recordó la juez.

"Estos hechos por sí mismos resultan sospechosos de infracción penal por cuanto la ocultación de un patrimonio en el extranjero, aun sin conocer el importe, titularidad, origen o gestión del mismo, lleva a pensar en la comisión de un delito contra la Hacienda Pública", razona. Por eso añade que ahora debe comprobarse si esta regularización se hizo correctamente e investigar incluso si podría tratarse de un delito de blanqueo de capitales "si no puede esclarecer el origen de dichos fondos".

Las explicaciones dadas al respecto han sido incompletas y contradictoriasDe momento dice no poder concluir que los fondos provengan "del cobro de comisiones ilegales por la adjudicación de obras y servicios por parte de la Generalitat", como sí acusaban algunas de las querellas, y por eso admitió a trámite la parte que se dirige contra estos cinco miembros de la familia ahora imputados, y solo sobre la supuesta herencia.

"Las explicaciones dadas al respecto han sido incompletas y contradictorias, resultando esencial conocer a cuánto ascendían realmente esos fondos dinerarios en el momento del fallecimiento de Don Florenci Pujol y a cuánto ascendían en julio de 2004", cuando regularizaron los fondos la mujer de político, Marta Ferrusola, y los hijos del matrimonio Marta, Mireia y Pere.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.