Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte de Euskadi. Durante el año 2005, un total de 5.886 vascos fallecieron por diversas patologías relacionadas con los vasos sanguíneos y el corazón, lo que supuso el 28% de las muertes de ese año en nuestra comunidad. Éste es el séptimo porcentaje más alto de España, donde la media de muertes por problemas cardiovasculares se eleva al 33%.

 Vizcaya ostenta uno de los porcentajes más altos del Estado, el 57,8%, frente al 30,7% de Guipúzcoa o al 11,5% de Álava. En nuestro territorio, en el mismo período, fueron 3.400 los muertos por una de estas enfermedades, de los que más de la mitad eran mujeres.

Sin embargo, para los expertos existen una serie de riesgos evitables que son fundamentales a la hora de prevenir las ECV. Uno de ellos es la obesidad, que «hay que evitar y mantener el peso», según el cardiólogo del Hospital de Cruces, Fernando Lázaro, quien asegura que «los niños obesos serán adultos enfermos».

El tabaquismo y el sedentarismo son otras dos costumbres que se deben evitar, mientras que otros factores de riesgo como la diabetes, el alto nivel de colesterol o la hipertensión, se pueden controlar con fármacos. Además, los especialistas recomiendan someterse a chequeos médicos periódicos a partir de los 45 años en el caso de los hombres y los 65 en el de las mujeres.

Campaña de prevención

El doctor Lázaro dio inicio ayer en Bilbao a la campaña de prevención CardioEspacio, con la que se trata de concienciar a la sociedad de la importancia de seguir las recomendaciones «antes de que la enfermedad aparezca». Una carpa itinerante recorrerá, después de Bilbao, otras ciudades como Madrid, A Coruña, Valencia o Barcelona.

¿Problemas con el ordenador?

El sindicato ELA denunció ayer las «continuas caídas» del sistema informático interno de Osakidetza, Osabide, que llegan a provocar incluso «enfrentamientos» entre pacientes y personal sanitario. «Cuando cae, no se puede pedir cita y el médico no atiende al paciente, al no ver su historial», critica. Por su parte, el servicio informático de Osakidetza asegura que son problemas «puntuales y esporádicos», y algo normal en un sistema al que tienen acceso todos los centros y unos 13.000 trabajadores.