El Gobierno quiere que antes del verano, antes que millones de conductores salgan a las carreteras para desplazarse a sus destinos vacacionales, entre en vigor la reforma del Código Penal en los artículos de seguridad vial.

Con estos cambios, que tienen que ser aprobados por el Congreso, el exceso de velocidad y conducir sin carné ya no conllevarán simplemente sanciones administrativas, sino que serán delitos, castigados con penas de prisión. Estas son las novedades más importantes:

Velocidad: Con el nuevo Código Penal puedes acabar entre rejas si pisas el acelerador. Conducir superando los límites en 50 kilómetros hora en vía urbana y en 70 kilómetros en vía interurbana será castigado con penas de tres a seis meses de prisión, con multas de 2 a 400 euros por día, o con trabajos en la comunidad de 31 a 90 días. Es decir, si el límite en ciudad es de 50 km/h, circular a 100 está penado con seis meses de cárcel. El límite en autovía es de 120. El castigo es el mismo si vas a 190.

Alcohol: Aunque el anterior código ya castigaba con penas de tres a seis meses conducir bebido o bajo la influencia de drogas, la reforma establece por primera vez un baremo, y explica que sólo serán condenados los que superen una tasa de alcohol en aire de 0,60  o en sangre superior a 1,2.

Sin carné: Esta reforma convierte en delito conducir sin carné, si éste está suspendido o retirado, no si se ha olvidado en casa. La sanción es de tres a seis meses de cárcel.

Conducción temeraria: Poniendo en peligro la vida de los demás. Ahora está castigado con penas de uno a cuatro años de prisión. La reforma las amplía de dos a cinco años de cárcel.

Hacerse las pruebas: Negarse a pasar los test de alcohol o drogas ya está castigado con penas de cárcel. Ahora, además, te pueden retirar el carné durante cuatro años.

«Irrealizable»

Desde Automovilistas Europeos Asociados (AEA) aseguran que el nuevo Código Penal es «el fracaso de la prevención y el éxito de la penalización», además de ser «materialmente irrealizable, ya que habría que triplicar el número de cárceles», explica Santiago Córdoba, asesor jurídico de AEA.

«En 2006, casi 50.000 conductores fueron sancionados por superar la tasa de alcohol en 1,2, por excesos de velocidad muy graves y por conducir con el permiso retirado. Todos acabarían hoy en la cárcel», afirma Córdoba.

Para Bartolomé Vargas, fiscal de Seguridad Vial, el derecho penal «juega una función preventiva de formar conciencias, no de castigo».

El presidente navarro, a 156

El presidente de Navarra, Miguel Sanz, afirmó el miércoles en un acto electoral que gracias a la nueva autovía que une Pamplona con Logroño había viajado de Pamplona al pueblo de Allo, donde se celebraba el mitin, en 20 minutos. La Cadena SER informó ayer de que entre ambas localidades hay 52 km, y que si Sanz hizo ese trayecto en sólo 20 minutos, es porque circuló a 156 km/h, 36 más de lo permitido.