El BCE comprará 60.000 millones de euros de deuda pública y privada cada mes hasta 2016

  • La cifra que ha anunciado Mario Draghi supera los 50.000 millones esperados.
  • La cifra total alcanzaría los 1.140.000 millones de euros.
  • Aun así, el BCE pide "reformas estructurales" a los países.
  • También mantiene los tipos de interés en el 0,05%.
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.
ARNE DEDERT / EFE

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ha anunciado este jueves que el BCE iniciará en marzo de este año la "compra de activos ampliada de deuda pública y privada" por un valor de 60.000 millones de euros cada mes hasta septiembre de 2016.

La cifra total hasta esa fecha alcanzaría los 1.140.000 millones de euros.

No obstante, Draghi ha dejado claro que esta iniciativa se mantendrá hasta que se alcance el ajuste sostenido de la inflación, que se sitúa en el 2% a medio plazo.

Además, ha reconocido que en la reunión de este jueves del BCE no hubo unanimidad, pero sí una gran mayoría, sobre la necesidad de lanzar ahora el programa de compra de bonos soberanos.

El programa de compras admite a países que estén bajo el rescate y el 20% de estas compras adicionales van a estar sujetas a unos criterios de riesgos compartidos entre el BCE y los bancos nacionales. Hubo "consenso" en la asunción del riesgo compartido hasta una tasa del 20%, de modo que el 80% del riesgo de impago lo asumirá en solitario el banco central nacional que lo adquiera.

Eso sí, el BCE adquirirá solo bonos de grado de inversión en el mercado secundario con su programa de compra de deuda, lo que excluye por el momento a la deuda griega. Los títulos de deuda pública de Grecia, debido a la crisis que atraviesa, están calificados en la actualidad como bonos basura y no alcanzan el denominado grado de inversión, que implica una mayor seguridad de cobro. Al ser preguntado al respecto, Draghi explicó que las reglas trazadas para este programa son generales y no apuntan a países concretos y que, de hecho, esta restricción no es nueva, ya se había aplicado a otras iniciativas del BCE como el programa OMT, que adquiría deuda en los mercados secundarios.

La compra combinada de deuda pública y privada se realizará según la cuota de capital de cada país en la entidad, a través de su banco central nacional.

Draghi reclama reformas estructurales

Draghi ha dejado claro que la política monetaria debe ir acompañada "con rapidez" de reformas estructurales y recordó a "varios países" la necesidad de reformar el mercado laboral y de facilitar la actividad y las inversiones empresariales.

"Es crucial que las reformas estructurales se apliquen con rapidez", manifestó Draghi en Fráncfort tras la reunión del consejo de gobierno del BCE.

A su juicio, estas reformas deben ponerse en marcha "de manera creíble y eficaz" tanto para garantizar un crecimiento sostenido en la eurozona en el futuro, como para que crezcan las expectativas de mayores ingresos y se aliente a las empresas a relanzar sus inversiones ahora, adelantándose a la recuperación.

El objetivo de la política monetaria, explicó, es mantener la estabilidad de los precios a largo plazo y contribuir así a la actividad económica, pero, recalcó, incrementar las inversiones, impulsar la creación de puestos de trabajo y hacer crecer la productividad exigen adoptar medidas adicionales.

En opinión de Draghi, también se debe apoyar la recuperación económica a través de la política fiscal, al tiempo que garantiza la sostenibilidad de la deuda y el cumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento Europeo. Este pacto "sigue siendo el ancla de la confianza" en la zona euro, subrayó.

Los tipos, al 0,05%

Por otro lado, el Consejo de Gobierno del BCE ha decidido mantener los tipos de interés del euro en el mínimo histórico del 0,05%, ha informado la Comisión Europea en una nota.

Asimismo, la institución que preside Draghi mantiene también los tipos aplicables a la facilidad marginal de crédito y la facilidad de depósito en el 0,30% y el -0,20% respectivamente.

Antes de anunciar la compra de deuda, los bancos alemanes, en un comunicado conjunto, advirtieron en contra de ese paso y dijeron que con él el BCE "dispararía prematuramente su último cartucho". Sin embargo, muchos actores del mercado ya han incluido en sus cálculos la puesta en marcha del programa de compra de bonos, lo que inyectaría más dinero en la economía y le daría más margen de acción a los gobiernos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento