«Apoyaría un trasvase del Ebro a Castellón»
Ignasi Pla.(Begoña Gómez)
En su segundo intento de alcanzar el Consell, el candidato socialista admite que las encuestas no le sonríen, pero cree que los votantes de izquierdas se movilizarán y acabarán dándole el poder, con apoyo de Compromís del País Valencià.

¿Le molesta que le hablen de tripartitos?

En absoluto. La democracia tiene eso, la posibilidad de entenderse y llegar a acuerdos.
Compromís exige una moratoria urbanística si gana la izquierda.

¿Cómo lo ve?

Sin llamarlo así, tendremos que reflexionar sobre el futuro de nuestro territorio. El uso y abuso del territorio que ha hecho el PP es perjudicial para las generaciones futuras.

Si no es moratoria, ¿en qué consistirá?

En volver a los planes generales de ordenación urbana como instrumento básico para desarrollar las ciudades, evitando recalificaciones masivas de suelo rústico a urbano, que es lo que ha hecho el PP. Cambiaremos la ley urbanística, que es muy mala, como ha dicho el Parlamento Europeo. El PP nos metió en un atolladero y ha aprobado está ley para intentar salir.

La ley original la aprobó el PSOE en 1994.

La aprobó el PSOE y la desarrolló políticamente el PP. Es una ley que ha sido copiada en casi todas las comunidades autónomas, y sólo en ésta tenemos la situación de denuncia pública, de abuso de derecho y de abusos urbanísticos. Algo tendrá que ver la gestión que ha hecho el PP.

Pero, parte de los desmanes son consentidos por los alcaldes, incluidos los del PSOE.

Parte de los desmanes son consecuencia de que no ha habido un Consell que asumiese la responsabilidad de dirigir el conjunto del territorio y de poner límites a lo que los alcaldes plantean. No tiene lógica que en una zona territorial donde hay tres ayuntamientos se aprueben a la vez tres campos de golf con 7.000 viviendas cada uno.

El PSOE lleva como candidatos a dos alcaldes imputados por delitos, los de Bigastro y Sueca. ¿Por qué critican al PP por hacer lo mismo?

Hemos criticado que el PP llevase a alcaldes imputados en listas autonómicas para blindarlos, los alcaldes de Torrevieja y de Alicante, que además están imputados por enriquecimiento injustificado en el primer caso y por un tema urbanístico en el segundo. El de Bigastro está imputado por no facilitar información a la oposición, que se podría imputar a alguno más por eso, y el de Sueca por la aprobación de 25 casas en el límite de un parque natural. Son casos distintos y, además, no hay imputados en las listas autonómicas del PSOE.

Si Rajoy ganara las generales en 2008 y retomase el trasvase del Ebro, ¿se opondría?

Si es tal cual lo planteó Aznar para nosotros es inviable desde el punto de vista económico, social –ahí está el enfrentamiento con comunidades vecinas– y medioambiental. Nosotros nunca nos hemos opuesto a que llegue el agua del Ebro, pero no como dice el PP, sino que debe ser un elemento más en la gestión del agua para que seamos verdaderamente autónomos. Con las actuaciones del programa AGUA hemos demostrado que podemos tener garantizada el agua. En último término, si necesitamos agua del Ebro, apoyaríamos un trasvase razonable y posible, no el macrotrasvase que se preparaba.

¿Cuál sería razonable?

De 120 a 140 hectómetros cúbicos del Ebro a Castellón. Es una infraestructura razonable y una cantidad difícilmente cuestionable por nadie, ni catalanes ni aragoneses, y que nos permitiría cerrar el ciclo de autosuficiencia hídrica.

Con usted en el Consell, ¿Zapatero invertiría más aquí?

Zapatero ha invertido mucho en esta comunidad, mucho. Son 5.000 millones de euros en tres años. En tiempos de Aznar se destinó de media el 6,6% de los presupuestos del Estado a la Comunitat y con Zapatero la media es del 8,9%, acercándonos a lo que aportamos al PIB. Eso demuestra las mentiras del señor Camps, que son de un victimismo ramplón y de lloriqueo permanente. Conmigo en el Consell se llegaría al 10%.

Podría pedírselo ya.

Se lo he pedido y se comprometió. Y lo cumplirá gane quien gane, porque si algo ha demostrado Zapatero es que no es nada sectario.

Política fiscal y financiera

«Los muy ricos pagarán impuesto de sucesiones»

Ustedes criticaron la supresión parcial del impuesto de sucesiones y donaciones. ¿Lo repondrán?

Criticamos que en base al café para todos se eximiese de pagar ese impuesto a aquellos que tienen mucho dinero. Vamos a mantener la exención para el 95% de la población, pero el que tenga dinero que pague. No puede ser considerado por igual el hijo de Rockefeller que el ciudadano que herede una casa de su padre. Y el PP lo ha hecho.

¿Qué harán con el resto de impuestos?

No se puede estar predicando que se rebajan impuestos, exigiendo a otros que te den dinero y sin poder cumplir con las obligaciones en sanidad, educación, atención a los mayores... Vamos a mantener la presión fiscal, no vamos a incrementarla, y vamos a variar deducciones. Por ejemplo, aumentar la que hay para jóvenes por alquiler de vivienda. Y habrá una deducción para los propietarios que pongan su piso a disposición de la Sociedad Pública de Alquiler.

¿Y gravar los pisos vacíos, como propone Compromís?

Al contrario. No sólo no los gravaremos, sino que incentivaremos a los propietarios para que los pongan a disposición de la Sociedad Pública de Alquiler, que les garantiza el pago de la renta y les cubre los desperfectos. Con esto, pondremos en alquiler 10.000 viviendas a precios de entre 200 y 300 euros.

¿Mantendrán la gestión privada de hospitales públicos que tanto han criticado y que no parece funcionar mal?

Lo que quiero es que funcionen bien los de gestión pública. Y que haya suficientes camas hospitalarias, ya que el PP nos ha dejado a la cola de España. En cuatro años se ha puesto en marcha sólo el hospital de Torrevieja, que venía de la legislatura anterior. Hay que combinar los privados que están ya en funcionamiento, que no los podemos revertir, con el impulso y la mejora de los públicos.

¿Habrá dinero para tanto, teniendo en cuenta el lastre de la deuda?

Lo habrá, porque vamos a negociar un nuevo sistema de financiación que garantice una cantidad por habitante. Los tres sistemas anteriores, sobre todo el último, que impulsó el señor Zaplana y aprobó el señor Aznar, nos han perjudicado mucho. Además, vamos a mejorar la gestión. Proyectos como la Ciudad de las Ciencias, Terra Mítica, Ciudad de la Luz y los colegios que construye Ciegsa reflejan desviaciones sobre los presupuestos de hasta cuatro y cinco veces. Calculamos que esas obras han costado 2.500 millones de euros más de lo previsto.

Bio

Nacido en Atzeneta d’Albaida en 1959, es licenciado en Derecho y diplomado en Administraciones Públicas. Ha sido diputado en el Congreso y en les Corts. Es secretario general del PSPV-PSOE desde 1999. Está casado y tiene un hijo.