La Policía Nacional detuvo ayer a una mujer como presunta autora de un delito contra la salud pública, ya que se le intervinieron 209 papelinas de cocaína y 134 de revuelto (heroína y cocaína). La arrestada realizaba las ventas en su vivienda, que a la vez es una tienda de golosinas. La mujer, de 51 años residente en la barriada 4 de Diciembre, cuenta con numerosos antecedentes por tráfico de drogas. Durante la investigación, se demostró que la mujer vendía estas sustancias estupefacientes incluso en presencia de los niños que acudían a la tienda a comprar chucherías.