Decenas de personas homenajean a Díaz Pardo con manzanas y palomas en el tercer aniversario de su muerte

El pintor Antón Pulido pide que se dedique "algún año" el Día das Letras Galegas al intelectual galleguista
Manzanas y flores como homenaje a Isaac Díaz Pardo en el tercer año de su muerte
Manzanas y flores como homenaje a Isaac Díaz Pardo en el tercer año de su muerte
EUROPAPRESS

Decenas de personas, convocadas por la Academia Real Isaac Díaz Pardo, se han reunido en el cementeiro de Boisaca, en Santiago, para homenajear en un acto con manzanas y palomas —en referencia al poema 'Lonxe' de Lorenzo Varela— al histórico e ilustre galleguista, Isaac Díaz Pardo (Compostela, 1920), en el tercer aniversario de su muerte.

La procesión se dirigió hacia la tumba de Díaz Pardo, instalada en lugar reservado para ilustres santiagueses, al son de la 'Marcha del Antiguo Reino de Galicia', interpretado por el cuarteto 'Enantiños do Ulla'. Una vez allí, personas de la cultura, la política y autoridades —como el conselleiro de Cultura, Jesús Vázquez— y oyentes se reunieron alrededor de la lápida del polifacético intelectual para dar comienzo al acto conmemorativo, que fue llevado por la escritora Carmen Blanco.

En una primera parte, la profesora de gallego Carmen Blanco, los escritores Modesto Hermida y Claudio Rodríguez Fer leyeron una serie de poemas que "le gustaban a Isaac". Así, este último recitó un poema apócrifo de Luis Pimentel, que, según ha explicado, bajo el nombre de 'Memorial dos foxos de Lugo', recuerda "a los padres simbólicos, como al de Isaac, tirados en las cunetas".

El colofón final de esta parte vino de la mano de Ángeles Ruibal, quien interpretó una 'nana' del libro 'Bodas de sangre' de García Lorca y el poema de la también galleguista e iniciadora del 'Rexurdimento' de Galicia, Rosalía de Castro, 'Algúns din miña terra!' ('Follas novas') adaptado por ella misma.

Intelectual polifacético

Posteriormente, el poeta Antonio Alonso Fontán dio comienzo a la segunda parte de la ceremonia, la cual consistió en numerosas lecturas sobre las diferentes facetas del escritor homenajeado.

Inés Canosa, trabajadora durante 40 años en Sargadelos y directora de la fábrica de cerámica en Madrid, definió al intelectual compostelano como "trabajador, incansable y generoso", así como una persona "difícil, rigurosa y dura, pero próxima".

Además, expuso, de forma crítica y sutil, su impresión sobre el despido de Isaac Díaz Pardo de la fábrica de Sargadelos, aludiendo a que echarlo "pudo ser legal", pero "no fue moral". "Era un hombre que nunca renunció a las causas justas", afirmó.

Por su parte, el profesor y secretario de la Real Academia Galega (RAG), Enrique Monteagudo, habló sobre el impulso que Díaz Pardo le dio al Seminario de Estudos Galegos — al que renombró como Nuevo Seminario de Estudos Galegos —, al tiempo que lo calificó como un "digno heredero de la mejor tradición intelectual de la República y de Occidente".

"El Seminario fue una manera de 'universitarizar' el estudio en Galicia", apuntó, al tiempo que remarcó que es un "compromiso" con Galicia, que da la "posibilidad" de "hacer realidad" las ideas de las personas.

Artista y editor

En cuanto a su faceta artística, el pintor Antón Pulido ha subrayado que Díaz Pardo fue "uno de los mayores genios de la pintura de todos los tiempos", ya que, para él, fue "el Leonardo da Vinci del siglo XX". Así, ha recordado que ingresó a los 19 años en la Facultad de Bellas Artes de Madrid y a los 23, tras finalizar la carrera, consiguió una beca que le permitió irse a estudiar a Italia.

También ha subrayado que obtuvo una plaza de 'color' en la Facultad de Barcelona, convirtiéndose en profesor de Bellas Artes de esa facultad en 1943. "Pienso que ningún gallego tuvo ese honor", ha afirmado. Asimismo, el artista expuso en A Coruña, Madrid y Londres.

Finalmente, Pulido puso el tinte reivindicativo a su discurso al demandar que se dedique "algún año" el Día das Letras Galegas al intelectual galleguista.

La última cara de Isaac Díaz Pardo a la que se rindió homenaje fue a la de editor. De este modo, el actual presidente de la RAG, Xesús Alonso Montero, recalcó que con Edicións do Castro ofrecía la "realidad histórica de Galicia". Así, explicó, Díaz Pardo, 'el editor', ejerció de "pedagogo del país". También reforzó la idea de persona polifacética, como ya hicieron los anteriores: pintor, escritor, inventor, editor, etc.

Música reivindicativa

Los músicos Mini y Mero fueron los encargados de ejecutar la parte musical del final del acto, con tres piezas cargadas de tintes reivindicativos, de denuncia nacionalista, en contra de los "traidores salvapatrias".

Así, llaman al pueblo a "luchar en desespero con la palabra cansada de derrotas" y denuncian que "la razón no alumbra como debería". "No hay justicia, ni juicios, ni sentencias", han acusado los músicos, al tiempo que han denunciado que "los tecnócratas traidores" son "chaqueteros, mentirosos, traidores salvapatrias" que se "esconden" sin hablar. Unos gobernantes que, para ellos, poseen "una sonrisa perversa" y "hacen burla" sin que "nadie los vea".

"Nos llevan por la cuerda de la condena", recriminaron. Asimismo, apuntaron que vencerán "la batalla" con "su lengua" porque Galicia "es su tierra".

Isaac díaz pardo

Nacido el 22 de agosto de 1920 en Santiago de Compostela, desde muy joven se reunía con estos intelectuales (Risco, Castelao, Vilar Ponte, Otero...) en el taller de su padre, el pintor y escenógrafo Camilo Díaz Baliño, y en la imprenta de Ánxel Casal, amigo de la familia.

En 1939 marchó a Madrid para estudiar Bellas Artes en Madrid, donde terminaría la carrera en 1942. Abandona la pintura en 1948, pero esta seguirá presente en su labor creativa posterior, porque, según Antón Pulido, se "estaba aburguesando" en este campo.

En 1949 se asocia con las familias Nogueira y Rey para constituir Cerámicas do Castro S.L. en la localidad coruñesa de Sada, embrión del futuro Grupo Sargadelos, la fábrica de cerámica fundada por el marqués de Sargadelos, Antonio Raimundo Ibáñez, en Cervo (Lugo) en el año 1806.

En 1963 regresa a Argentina, puesto que ya que había visitado el país en 1955, para constituir, junto a otros galleguistas, como Eduardo Blanco Amor, Rafael Dieste o Lorenzo Varela, el Laboratorio de Formas, una nueva fábrica de cerámica. A este proyecto se les incorporaría, más tarde, el arquitecto Andrés Albalat.

En este mismo año funda, junto a Luis Seoane, la editorial Edicións do Castro, que acogía a todo tipo de galleguistas, convirtiéndose en "la pluralidad" de las editoriales, según Alonso Montero. Es en Argentina en esta época donde también traba amistad con Luis Seoane y colabora con escritos en la revista 'Galicia Emigrante', bajo el seudónimo 'Ollarnovo'.

Cerámicas do Castro S.L. y el Laboratorio de Formas, bajo su dirección, pusieron en marcha los proyectos que cristalizaron en la inauguración, el 10 de mayo de 1970, del edificio que albergaría la quinta etapa del Grupo Sargadelos —la que lo convirtió en popular por toda Galicia—, diseñado por el arquitecto Andrés Albalat.

Tras poner en marcha proyectos como el Complexo Industrial Sargadelos, el Real Patronato de Sargadelos, el Museo Carlos Maside, el Nuevo Seminario de Estudos Galegos o el Instituto Galego de Información, fue apartado de los mismos por personas que él había colocado al frente de los proyectos.

Díaz Pardo fue escritor de numerosos artículos en periódicos, como La Voz de Galicia, de obras teatrales, cantares de cego, así como ensayos y críticas junto a Luis Seoane, Celso Emilio Ferreiro, Castelao, etc. En el año 2007 la Universidad de A Coruña lo nombró 'Doctor Honoris Causa'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento