Población
Varias personas, en un centro comercial. Jesús Diges / EFE

El 60% de las familias españolas consideran que su calidad de vida ha disminuido en el último año y el 50% cree que su situación económica familiar se mantendrá igual dentro de un año, según el Barómetro de la Familia en España.

Estas son algunas de las percepciones recogidas en una investigación realizada por el Instituto Internacional de Estudios sobre la Familia 'The Family Watch', con encuestas a más de seiscientos hogares de todas las comunidades autónomas.

El 43,5% de los encuestados califica de "regular" su situación económica actual, aunque el 24,5% cree que mejorará dentro de un año, según el estudio

La directora general de 'The Family Watch', María José Olesti, ha destacado la urgencia de contar con un Plan Integral de Apoyo a la Familia, que es "la gran esperanza" para contar con mayores ayudas para mejorar la calidad de vida en el país.

Ha defendido medidas de flexibilización del mercado laboral para favorecer la conciliación de la vida profesional y familiar, como la ampliación de las bajas de maternidad y paternidad, sin que ello suponga un coste excesivo para las empresas, así como la reincorporación de las mujeres al trabajo en condiciones similares, tras la baja.

El 43,8% de los padres estiman que sus hijos vivirán peor que ellos El 43,8% de los padres estiman que sus hijos vivirán peor que ellos, mientras que el 25,5% de los progenitores están convencidos de que la situación de sus descendientes será mejor y el 19,1% cree que continuarán igual.

"El 'Katrina' de la crisis ya ha pasado, pero las consecuencias de la situación económica han sido tan severas que ahora estamos en un momento de evaluación de daños", ha explicado Narciso Michavila, presidente de GAD3, la consultora que ha realizado el estudio.

El barómetro revela que las familias hacen un mayor esfuerzo para cubrir las necesidades básicas de alimentación (74,7%), transporte (68,3%), salud y ropa (65,3%), vivienda (58,2%) y educación (55,3%).

La pobreza es uno de los principales problemas de la infancia en España para el 31,4% de los encuestados, seguido del abandono o el fracaso escolar (22,4%), la malnutrición (19,8%), la violencia dentro de la familia (17,6%) y el acoso escolar (7,9%).

La crisis ha recaído principalmente en las generaciones de menos de 45 años Las causas de la pobreza infantil son la destrucción de empleo (para el 94,9%), la bajada de salarios (94%), la escasez de ayudas públicas (90,4%), la falta de acceso a servicios públicos (80%) y la región de España de España donde reside (71%). Seis de cada diez hogares opinan que la pobreza infantil debería ser "un asunto de Estado", que tendría que implicar el compromiso de todos los partidos.

Olesti ha reclamado apoyos para las familias, tras indicar que "la crisis ha recaído principalmente en las generaciones de menos de 45 años", que han perdido sus empleos o han sido recolocados en puestos de menor cualificación y salario, lo que unido al pago de una hipoteca y la atención de los hijos ha aumentado su empobrecimiento.

En relación con las nuevas tecnologías, la seguridad de los menores es la principal preocupación de las familias españolas en dos de cada tres hogares. Los grupos de WhatsApp figuran entre las herramientas informáticas más utilizadas para la comunicación entre los miembros de la familia. Las mascotas están presentes en el 31% de los hogares españoles, que prefieren tener perros, seguidos de gatos, aves, reptiles y anfibios, roedores y peces.