Francisco Javier Ortega, un policía nacional de 28 años de Madrid, murió arrollado por un tren de cercanías tras ser arrojado a las vías por un hombre al que identificaba en la estación de Embajadores, cerca de la de Atocha, informaron fuentes policiales.

El agente y otro compañero identificaban a un individuo en el andén y en el momento que pasaba el tren el hombre se agarró a uno de los policías y se lanzó a las vías, lo que ha costado la vida del funcionario público y heridas de gravedad al sospechoso.

El policía nacional forcejeaba con el individuo que se negaba a identificarse tras mantener "un pequeño incidente", explicóel ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

El hombre, natural de Costa de Marfil, cuenta con numerosos antecedentes"Al ir a identificar a una persona con la que habían tenido un pequeño incidente, en el forcejeo con esa persona que se negaba a la identificación y que, según me han dicho se dirigió a ellos en tono no pacífico, cayeron al andén", ha relatado. Según fuentes de la investigación, el detenido insultó y gritó antes a los agentes, por lo que éstos procedieron a identificarle.

La Policía Nacional ha expresado su "conmoción" al conocer este suceso en su cuenta de Twitter.

Cosidó habla de "homicidio"

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha calificado este sábado de "homicidio" la muerte del agente, aunque será la justicia la que lo determine, y ha señalado que el inmigrante arrastró de forma intencionada a la víctima a la vía del tren cuando éste se aproximaba.

Así lo ha manifestado Cosidó a los periodistas tras la ceremonia religiosa para despedir los restos mortales del agente, a quien se le ha impuesto la medalla de oro de la Policía.

Un día después del suceso, ocurrido en la estación de Cercanías de Embajadores, en Madrid, Cosidó ha dicho que el policía ha muerto en un acto que "claramente" se puede calificar, "a falta de la resolución judicial, como un homicidio". Cosidó ha explicado que en los vídeos grabados del suceso y ya supervisados "se ve claramente que hay una intencionalidad en llevarse al agente a la vía del tren y arrojarle cuando un tren estaba aproximándose".

Antecedentes policiales del agresor

El agresor tiene 27 años, es originario de Costa de Marfil y cuenta con nueve antecedentes policiales, entre ellos por amenazas, robo con violencia y resistencia y desobediencia.

Según han informado fuentes policiales, este hombre ha sido identificado como Ali Raba Yode, nacido en Costa de Marfil el 1 de enero de 1987.

El agente se encarga de la vigilancia y control en los trenes de media y larga distancia

En los dos últimos años cuenta con una detención por amenazas, otra por resistencia y desobediencia, otra por amenazas y robo con violencia, una más por robo con violencia y otra por amenazas.

Además fue arrestado en dos ocasiones por infringir la Ley de Extranjería, una más por entrar ilegalmente en España y cuenta con una reclamación judicial, según las mismas fuentes.

El policía, que pertenecía a la Brigada Móvil de la Dirección General de la Policía, la que se encarga de la vigilancia y control en los trenes de media y larga distancia, murió en el acto arrollado por el tren, mientras que el hombre que iba a ser identificado se encuentra herido grave.

El servicio de la línea C-5 de Cercanías estuvo suspendido entre las estaciones de Laguna y Atocha por la muerte del agente. Según ha informado Renfe, la suspensión afecta al tramo entre Laguna y Atocha —las estaciones anterior y posterior a Embajadores—, por el que circula la C-5.

El suceso tuvo lugar muy cerca de la estación de Atocha, donde este viernes un hombre con problemas psiquiátricos provocó la alarma al amenazar con suicidarse con explosivos en un convoy de tren.

El funeral por el agente fallecido se celebró este sábado en las dependencias policiales de Canillas, donde durante toda la noche tuvo lugar la capilla ardiente.

A título póstumo, se le ha impuesto la medalla de oro de la Policía. Tras el acto, al que no han podido asistir los medios de comunicación por expreso deseo de la familia, el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha recordado que los agentes, en su labor de servicio público, pagan en ocasiones "el precio más alto", que es su vida.

Cosidó ha calificado los hechos de "homicidio" y ha explicado que, tal y como puede comprobarse en las grabaciones del suceso, el inmigrante arrastró intencionadamente al agente para que fuera arrollado por el tren.

Consulta aquí más noticias de Madrid.