Inmigración en Italia
Imagen de archivo de Marina italiana socorriendo en aguas del estrecho de Sicilia a trece embarcaciones en las que viajaban cerca de 1.200 inmigrantes procedentes del norte de África. Marina Militare / EFE

La Guardia Costera ha tomado el control del carguero abandonado por su tripulación con 450 inmigrantes a bordo, entre ellos una treintena de mujeres y algunos niños que se dirigía este jueves hacia la costa italiana.

El capitán del navío de la Guardia Costiera explicó que seis agentes han subido a bordo mediante un helicópteroEl barco se detuvo en medio del mar, presumiblemente por un apagón, a unos 50 kilómetros al este de Croton y cerca de 40 millas de Cabo de Leuca, según varios medios italianos.

La alarma se activó la tarde del jueves, y la Guardia Costera italiana coordina la operación de salvamento tratando de llevar a bordo a personal capacitado para volver a dirigir el buque, informó el diario La Repubblica.

El capitán de navío de la Guardia Costiera Filippo Marini explicó, en declaraciones al canal de televisión Sky, que seis agentes del cuerpo han subido a bordo mediante un helicóptero para dirigir la nave.

Actualmente ha puesto rumbo hacia un puerto italiano aún por designar a la velocidad de 3 nudos (6 kilómetros por hora aproximadamente) puesto que las condiciones del mar "no son buenas".

El Servicio de Guardacostas alertó de que "corre peligro de una catástrofe", ante la posibilidad de que el barco se estrellara contra las rocas de la costa, según el diario Corriere della Sera.

Agregó que un funcionario de dicha fuerza entrevistado por Sky dijo que era "probable que el barco fuera a chocar". "Si no se hace nada rápidamente, como descender desde una aeronave para rescatar a los inmigrantes, corre el riesgo de una catástrofe", afirmó el funcionario.

Un helicóptero de la Fuerza Aérea italiana con varios operadores del puerto fue enviado para tratar de asegurar el barco ante las difíciles condiciones climáticas. La nave fue identificada como la Ezadeen y al parecer está matriculada en Sierra Leona. En relación con su origen, se ha informado de que procede de un puerto turco, aunque no se ha especificado de cuál.

En la operación de ayuda participa la patrullera islandesa Tyr, en misión del Frontex de la Unión Europea.

Este suceso se produce dos días después de que otro barco cargado con 796 inmigrantes llegara al sur de Italia con su motor bloqueado y con el rumbo fijado hacia las costas de este país, según el servicio de guardacostas.