El presidente del Consejo Provincial del Olivar y de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes, ha vuelto a remitir una carta a la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, para reiterarle la necesidad de que "reconsidere su negativa a que el olivar en pendiente y menos productivo reciba ayudas asociadas".

Según indica la Diputación en una nota, con esta misiva, que se ha enviado por mandato del Consejo Provincial del Olivar tras su última reunión de finales de noviembre, se responde a la contestación que la ministra ha dado a una primera carta remitida en el mes de junio en la que se daba cuenta de las conclusiones de un estudio técnico realizado desde la Comisión de Política Agraria Comunitaria de este Consejo, en colaboración con la Universidad de Jaén y la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, y en el que se indicaba que "de no existir ayudas a este tipo de cultivo, existe riesgo de abandono".

En la nueva misiva, Reyes reitera estos argumentos y además cita varios párrafos del Reglamento de la Unión Europea en los que se pone de manifiesto que el olivar es uno de los cultivos que puede recibir estos pagos acoplados.

Así, recuerda los apartados 2 y 3 del artículo 52, donde se establece que "la ayuda asociada solo podrá concederse a aquellos sectores o regiones de un Estado miembro en que ciertos tipos de actividades agrarias o sectores agrícolas específicos, que sean especialmente importantes por motivos económicos, sociales y medioambientales, afronten determinadas dificultades", unos sectores entre los que "por supuesto, está el aceite de oliva", afirma el presidente del Consejo Provincial del Olivar.

Para Francisco Reyes, "la normativa de la Unión Europea es muy clara, por lo que el hecho de que hasta ahora el olivar en pendiente y menos productivo no reciba ayudas acopladas se debe a una decisión del actual Gobierno", algo que también refrenda "la decisión adoptada en Italia, donde hemos tenido conocimiento de que sí se ha incluido al sector del aceite de oliva como uno de los que va a contar con este pago asociado".

El también presidente de la Diputación recuerda que con la propuesta de que el olivar de alta pendiente de menos producción cuente con estas ayudas "tratamos de compensar los elevados costes que tiene el cultivo de este tipo de olivar, principalmente en mano de obra, al no ser mecanizables ni sus labores de mantenimiento ni la recolección".

En este sentido, apunta que "la ayuda propuesta solo compensaría el margen negativo para evitar su abandono, y con ello el fuerte impacto negativo en el empleo y la economía de los territorios afectados".

Apunta que, "en contra de lo que se viene afirmando desde el Ministerio, donde se asegura que no existe riesgo de abandono en este olivar, lo cierto es que en el olivar de alta pendiente y menos productivo sí que hay datos que confirman este hecho, porque según la información del Sistema de Información Geográfica de Identificación de Parcelas Agrícolas (Sigpac) en 2013, se ha registrado un descenso en la superficie", matiza Reyes, que pone el acento en que "el abandono de un cultivo leñoso centenario no se constata porque disminuya su superficie por arranque, sino porque deje de cuidarse, mantenerse y recogerse".

Por todo ello, el presidente del Consejo Provincial del Olivar vuelve a solicitar a la ministra que "reconsidere su postura de negar estas ayudas al olivar en pendiente de menor producción" y muestra su disposición a "sentarnos para sacar adelante una propuesta que permita conseguir estos pagos asociados en la próxima revisión de 2016, porque estamos muy preocupados por la difícil situación que atraviesan miles de familias de olivareros en nuestra provincia".

Además de la cuestión de las ayudas asociadas, en la carta que Reyes ha enviado a García Tejerina también aborda otros temas vinculados con la reforma de la PAC, entre los que niega "rotundamente" que "el anterior Gobierno hubiera hecho ninguna propuesta para la aplicación de una tasa plana".

Al respecto, para desmentir esta afirmación, cita un comunicado del 17 de octubre de 2011, "una vez presentada formalmente esta propuesta por parte de la Comisión Europea", en el que se manifestaba que "el Gobierno español, las comunidades autónomas y las organizaciones representativas del sector agrícola acordamos rechazar de forma plena, total y frontal la reforma de la Política Agraria Común planteada por el comisario Dacian Ciolos".

De igual modo, en esta misiva dirigida a García Tejerina pone en duda que el proceso de negociación de esta PAC haya "conseguido los objetivos" y que "sea claramente beneficioso para el olivar español".

En este sentido, Francisco Reyes considera que "los resultados de la reforma desmienten en algunos aspectos fundamentales esta valoración positiva", empezando porque "por primera vez en la historia de la UE se ha rebajado, en términos reales, la dotación económica para las ayudas en un 11 por ciento con respecto al periodo 2007-2013" y también porque en el "asunto de los precios, que es un pilar base de esta negociación junto con los ayudas, los resultados concretos, objetivables y medibles, más allá de los mensajes de propaganda, lo cierto es que han sido nulos".

Sobre esta cuestión de los precios del aceite, Reyes recuerda a la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que "mientras no se modifique la normativa comunitaria sobre el derecho de competencia en la agricultura, no se corregirá el desequilibrio existente en la cadena de valor entre productores y el resto de operadores en el mercado", y este asunto "ni siquiera se ha planteado por parte del Gobierno actual en esta negociación, por lo que no hemos avanzado nada en un tema tan importante y clave para el futuro de nuestros olivareros".

Por último, el también presidente de la Diputación apunta otros "efectos de la reforma que afectan muy negativamente a la mayoría de los olivareros" y que son "responsabilidad directa de su Gobierno porque se han decidido aquí en España".

Entre ellos, Francisco Reyes desgrana medidas como "el recorte del 8,64 por ciento a los pequeños olivareros, a los que cobran menos de 5.000 euros, que hasta ahora estaban exentos, en beneficio de los que más cobran; o la expulsión del sistema a los que perciben una ayuda inferior a los 300 euros al año", entre otras, unos recortes que "seguirán en 2015 y que consolidan un reparto de las ayudas por el actual Gobierno que beneficia a los más pudientes frente a los pequeños y medianos agricultores".

Consulta aquí más noticias de Jaén.