Las Cortes de Aragón han cerrado este martes el año parlamentario con la aprobación, en sesión plenaria extraordinaria, de la Ley de Medidas Fiscales y Administrativa, conocida como Ley de Acompañamiento a la Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma de 2015, a los que la cámara ha dado el visto bueno en la misma sesión. PP y PAR han votado a favor, mientras que la oposición lo ha hecho en contra.

Esta Ley contempla la reducción de la presión fiscal hasta un total de 25 millones de euros a lo largo de 2015, especialmente en el tramo autonómico del IRPF. También contempla bonificaciones en impuestos como el de sucesiones y donaciones.

En los pasillos de las Cortes, el consejero de Hacienda y Administración Pública, Javier Campoy, ha señalado que 2014 ha sido un año "tremendamente difícil" en un contexto "complicado" y después de darle "muchas vueltas", el Gobierno ha decidido "compensar a todos los aragoneses por el esfuerzo" realizado en la crisis, especialmente las clases bajas y medias, mediante la rebaja de impuestos.

Ha presentado el proyecto de ley el coordinador de la Ponencia y diputado popular, Jorge Garasa, quien en su intervención como representante del PP ha justificado el 'no' de la mayoría a las enmiendas de la oposición porque pretendían subir la carga fiscal o restringir los beneficios impositivos. Sobre la tasa de rescates en montaña en caso de imprudencia, ha pedido que se estudie al detalle.

Desde el PAR, Antonio Ruspira ha vaticinado que el Gobierno que se forme tras las elecciones autonómicas de mayo de 2015 seguirá utilizando esta Ley, tras lo que ha apostado por dar incentivos fiscales a todos los aragoneses, reduciendo la presión fiscal, dinamizar a las empresas y apoyar a las familias.

Medidas "electoralistas"

En representación del PSOE, Ana Fernández, ha tildado de "electoralistas" las medidas recogidas en la Ley y ha pedido que no se bonifique más el impuesto de sucesiones, así como gravar los depósitos bancarios.

El presidente de CHA, José Luis Soro, ha afirmado que cada vez hay más diferencia entre la derecha y la izquierda en materia fiscal, agregando que la izquierda defiende un sistema tributario diferente, más justo y progresivo.

Entre las enmiendas de CHA, Soro ha resaltado la creación de nuevas escalas en el IRPF, de 75.000 a 120.000 euros, de 120.000 a 175.000 y de 175.000 a 300.000, bajando el impuesto a las rentas más bajas.

Asimismo, ha propuesto recuperar el impuesto sobre la instalación de transportes por cable, avanzar en la fiscalidad verde y crear dos nuevos impuestos, como son uno que gravaría las instalaciones para superficie de aparcamiento en las pistas de esquí y otro sobre depósitos de residuos peligrosos.

Soro ha celebrado la aprobación de tres enmiendas de su grupo, orientadas a extender la deducción de la cuota del IRPF por el nacimiento o adopción de hijos con discapacidad a partir del primero, fomentar la dación en pago y aumentar la bonificación en el impuesto de donaciones para las transmisiones vinculadas al medio ambiente o a la investigación y el desarrollo.

El diputado de IU Adolfo Barrena ha considerado que los aragoneses preferirían pagar los 20 euros por persona que, según sus cálculos, se van a descontar en el IRPF en 2015 "en lugar de pagar altísimos intereses" en el pago de la luz, el gas o el copago de medicamentos.

Ha defendido la progresividad fiscal y ha exigido el aumento de la presión impositiva, ya que "habría que aumentar la recaudación". Ha recomendado gravar el uso de montes para fines privados no vinculados a la actividad agropecuaria, el impacto de determinadas instalaciones en el medio ambiente y los rescates en montaña en el caso de imprudencia.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.