Yahya Jammeh, presidente de Gambia desde 1995
Miembros del ejército de Gambia han intentado dar un golpe de estado mientras el presidente Jammeh se encuentra en Francia. EFE

Un intento de golpe de estado en Gambia ha sumido en el caos la capital del país, Banjul, después de que un grupo de soldados aprovechara la ausencia del presidente, Yahya Jammeh, para atacar varios edificios gubernamentales, informaron hoy medios locales.

Yahya Jammeh llegó al poder en 1994, con solo 29 años, tras un golpe de estado de características muy similares al actual

Los militares atacaron de madrugada el Palacio Presidencial de Banjul y un cuartel militar en el puente de Denton, que conecta la ciudad con el resto del país, además de otras instalaciones de la ciudad, según el periódico local Freedom Newspaper.

La misma publicación asegura que durante los combates posteriores al asalto del Palacio Presidencial al menos cinco soldados amotinados han muerto, entre ellos el supuesto líder del golpe, el teniente coronel Lamin Sanneh, un antiguo líder de la guardia presidencial.

Sin embargo, más allá del estallido del golpe de estado hasta el momento no se ha podido confirmar ninguna información porque ni el Gobierno ni los militares golpistas se han pronunciado al respecto.

La Agencia de Prensa Africana (APA) informó el domingo que Yahya Jammeh había viajado a Francia con una amplia delegación gubernamental para entrevistarse con el presidente francés, François Hollande, ocasión que los militares amotinados aprovecharon para intentar dar el golpe.

Nacido en 1965, Yahya Jammeh llegó al poder en 1994, con solo 29 años, tras un golpe de estado de características muy similares al actual y en el que prácticamente no encontró resistencia alguna.

Desde entonces Jammeh ha ganado cuatro elecciones multipartidistas consecutivas, la última de las cuales fue en 2011 y logró un apoyo superior al 70%, aunque las autoridades regionales de la Comunidad Económica de Estado de África Occidental (Ecowas, en inglés) rechazaron los resultados.

En julio de 2010 siete personas, entre ellas el entonces jefe del Estado Mayor, el Teniente General Lang Tombong Tamba, fueron condenadas a muerte por organizar un golpe de estado, aunque a finales de 2012 se les conmutó la pena por una cadena perpetua.