Un total de 80.270 conductores han sido denunciados desde el pasado 12 de diciembre en carreteras secundarias por infringir la ley, en su mayoría por circular a más velocidad de la permitida, y 1.134 de ellos por cometer más de una infracción a la vez.

Así lo ha informado la Dirección General de Tráfico (DGT) al hacer balance del plan integral de vigilancia en carreteras convencionales, puesto en marcha ese día para reducir el riesgo de sufrir o provocar un accidente, sobre todo en una época del año en la que se incrementa los desplazamientos.

Solamente el año pasado fallecieron 940 personas y otras 4.099 resultaron heridas graves en accidentes ocurridos en carreteras convencionales, según ha subrayado la DGT.

La Guardia Civil ha tramitado 80.270 denuncias por infraccionesDesde la puesta en marcha del citado plan, la agrupación de Tráfico de la Guardia Civil ha tramitado 80.270 denuncias por infracciones relacionados con los principales factores de riesgo, de las que 48.436 han sido por circular a velocidad superior a la permitida.

Además, 1.134 conductores fueron denunciados por cometer más de una infracción.

La DGT ha destacado que la aplicación del plan integral de vigilancia en carreteras convencionales ha supuesto un claro descenso en el número de accidentes por el incremento en controles de velocidad con vehículos equipados con radares móviles por las carreteras y pruebas de alcohol y drogas.

Carreteras equipadas con el radar Pegasus

Desde el aire, las carreteras son vigiladas por los doce helicópteros, seis de ellos equipados con el radar Pegasus.

El incumplimiento de las normas puede conllevar multas de entre 100 a 600 euros y la pérdida de entre 2 y 6 puntos del carné si se circula por encima de los límite de velocidad establecidos.

Si además el conductor es sorprendido habiendo ingerido alcohol por encima de lo permitido, también será sancionado con 500 euros y cuatro puntos.

La multa es de 1.000 euros y se retiran seis puntos del carnéEn caso de que reincida o doble la tasa permitida, la multa es de 1.000 euros y se retiran seis puntos del carné.

La infracción por conducir habiendo consumido drogas es de 1.000 euros y 6 puntos.

Todas estas conductas también pueden, según el grado, convertirse en delitos contra la seguridad vial contemplados en el Código Penal con penas de prisión y privación del permiso para conducir.

Para llevar a cabo el plan integral, la DGT cuenta con 1.800 patrullas de agentes de la agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, a las que se suman otras 3.000 patrullas de la Guardia Civil de Seguridad Ciudadana, en servicio diario.