Un presunto traficante de droga, de 30 años de edad y con antecedentes delictivos, que distribuía sustancias estupefacientes en la localidad vizcaína de Durango, ha ingresado este pasado fin de semana en prisión tras ser detenido por la Ertzaintza. El arrestado había alquilado la planta baja de un caserío de Bergara (Gipuzkoa) para ocultar la droga.

En un comunicado, el Departamento de Seguridad del Gobierno vasco ha informado que las investigaciones realizadas por la Ertzaintza ha permitido este pasado fin de semana la detención y posterior ingreso en prisión de un traficante de drogas que operaba en la comarca de Durango con distintas sustancias estupefacientes.

En un anexo de un caserío que éste había alquilado en Bergara, los agentes localizaron más de dos kilogramos de Speed, cerca de 700 pastillas de anfetaminas, 14 kilos de cogollos de marihuana, además de útiles para la distribución de la droga.

En base a las averiguaciones realizadas por los agentes, se pudo determinó que el ahora detenido traficaba presuntamente con distintas sustancias estupefacientes en la comarca de Durango. El supuesto traficante utilizaba como lugar de almacenaje de la droga la planta baja del caserío de Bergara que había alquilado para tal fin.

En el registro del inmueble realizado el pasado sábado, los ertzainas localizaron en el interior las sustancias estupefacientes, además de medio centenar de envoltorios termosellados y un aparato para sellar al vacío, junto con una báscula electrónica. Todo ello estaba destinado al empaquetado y distribución de las drogas.

El sospechoso fue arrestado bajo la acusación de la comisión de un delito contra la salud pública. Una vez ultimadas las diligencias policiales, el detenido fue puesto este domingo por la tarde a disposición del juzgado de guardia de Durango. La autoridad judicial decretó su ingreso en prisión.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.