La princesa Nafrat, "la Bella", en una imagen de archivo.
La princesa Nafrat, "la Bella", en una imagen de archivo. Archivo

La búsqueda de gobierno de Egipto en su largo camino para recuperar sus obras de arte expoliadas ha topado ahora con la Ciudad Condal.

El Mediterráneo, espacio idóneo durante siglos para el contacto entre los pueblos de la Antigüedad, parece haber "transportado" sospechosamente una serie de piezas egipcias al interior del Museo Egipcio de Barcelona .

Egipto sospecha que varias obras egipcias "sustraídas" se encuentran en el museo catalán.

Expertos

Las autoridades arqueológicas egipcias tienen previsto enviar un grupo de expertos para verificar la autenticidad o la legalidad en la adquisición de 17 piezas del Museo Egipcio de Barcelona.

El jefe del sector de recuperación de objetos del Consejo Supremo de Antigüedades (CSA), Ibrahim Abdul Maguid, afirmó que la misión todavía no ha sido enviada pero también aseguró que será acompañada por un grupo de abogados en caso de oportuna reclamación de alguna de las obras de arte.

Las autoridades egipcias sospechan que algunas obras del museo catalán fueron sustraídas de su país.

Maguid aseguró que su país ya había iniciado el mes pasado los trámites para la reclamación de la 17 piezas en caso de su autenticidad, y que habían llevado ya el caso incluso a instancias judiciales catalanas.

Dudas

Entre las piezas a analizar, la más importante, por su valor, es la estatua de la princesa Nafrat ("La Bella"), obra esculpida en piedra caliza coloreada y que data de la V dinastía faraóonica (2456-2323 a.c). Es la pieza más polémica de la lista de las 17 obras que los egipcios quieren analizar ante las fuertes dudas de los expertos egipcios de su autenticidad.

La pieza, de 43,5 centímetros de altura y en buen estado, fue sustraída, según Maguid, durante las excavaciones realizadas en los años 90 por el arqueólogo egipcio Abdel Munem Abu Bakr en la zona de Giza, al suroeste de El Cairo.

El secretario general del CSA, Zahi Hawas, expresó sus dudas sobre la autenticidad de la pieza de arte, al existir ya una pieza similar en Egipto. Hawas aseguró que los antiguos egipcios no acostumbraban a fabricar piezas gemelas, de ahí sus dudas.

La estatua de la princesa Nafrat', 'La bella', es la pieza más polémica

Aún así, el secretario del Consejo advirtió que si se demostraba que la pieza fuera auténtica, la comisión la reclamaría al museo barcelonés.

Hallazgo

La CSA inició la reclamación después de que una arqueóloga española, que había trabajado en el museo, informase a la Fiscalía catalana de que las 17 piezas habían sido robadas a Egipto.

Hawas lanzó hace cinco años una amplia campaña internacional para recuperar miles de piezas que en las últimas décadas han sido sacadas de contrabando fuera del país.