Una bomba ha estallado este sábado a 300 metros de una delegación de las Naciones Unidas que acababa de llegar a Mogadiscio, capital de Somalia, causando la muerte de cuatro personas y varios heridos, según fuentes de la ONU.

El artefacto explotó al paso de un coche de las fuerzas de seguridad nacional que no formaba parte de la comitiva de la ONU, matando a sus cuatro ocupantes.

El suceso se ha producido cuando la delegación, encabezada por el subsecretario para Asuntos Humanitarios, John Holmes, se dirigía por carretera a su oficina desde el aeropuerto, donde había llegado 15 minutos antes.

Ninguno de los 15 vehículos -5 oficiales y 10 de seguridad- de la delegación de la ONU resultaron afectados, según las mismas fuentes.

Seguridad

Holmes está de visita oficial en Somalia para analizar la situación de seguridad en el país y la de los ciudadanos que huyeron de la capital por los combates.

En su visita, Holmes quiere reunirse con el presidente somalí, Abdulahi Yusuf Ahmed, y con el primer ministro, Ali Mohammed Gedi.