Ilusión óptica
Ilusión óptica en la que según el punto (rojo o amarillo) que mires, los círculos que giran a su alrededor van en una dirección o en otra (ver el gif animado en el texto de la noticia). WIKIMEDIA

Los efectos ópticos post-movimiento (MAE, por sus siglas en ingles), tienen sorprendentes resultados. Imágenes animadas que parecen moverse en una dirección y luego cambian de sentido, ondulaciones que sólo vemos en nuestra cabeza... se trata de resultados que los antiguos griegos ya conocían y registraron.

La explicación radica en los cambios en las neuronas  de la corteza visual, que responden de manera diferente a las partes en movimiento de una imagen. Hay algunas que están preparadas para percibir el movimiento en un sentido. Cuando las sometemos o exponemos a este movimiento constante durante un determinado tiempo (que puede oscilar entre milisegundos y minutos), estas neuronas se fatigan y dejan de funcionar correctamente.

Es entonces cuando empiezan a funcionar otras neuronas que 'leen' el movimiento en otra dirección, de manera que hacen creer a nuestra mente que el movimiento ha cambiado.

El filósofo griego Aristóteles fue el primero en mencionar este tipo de fenómenos en su obra Parva Naturalia, así como por el latino Lucrecio en De Rerum Natura. No fue hasta el siglo XIX, gracias a Jan Evangelista Purkyne y a Robert Addams, cuando el fenómeno se registró.