El Gobierno vasco ha denunciado que la industria vasca sigue padeciendo las consecuencias de la reforma energética. La consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantxa Tapia, ha subrayado en este sentido que la nueva tarifa de peajes "no es suficiente" y ha demandado al Ministerio una política industrial "clara y decidida".

Según ha informado el Ejecutivo, la aplicación del nuevo sistema de subastas establecido por el Gobierno del Estado para retribuir y compensar los servicios de interrumpibilidad a las industrias, que han visto reducidas sus retribuciones compensatorias en 400 millones de euros con respecto a 2013, está generando un "grave perjuicio a las empresas vascas".

Este sistema ha provocado una merma notable de los ingresos de las más de 20 industrias de la Comunidad Autónoma de Euskadi grandes consumidores de energía y que están acogidas a este modelo.

Tapia ha señalado que el Gobierno vasco ya alertó sobre esta situación, así como de "las graves consecuencias que la reforma eléctrica iba a ocasionar al tejido empresarial vasco debido al aumento del coste de acceso a la energía y la reducción de su capacidad competitiva en mercados internacionales que cuentan con menores costes energéticos".

Hace un año, la aprobación del nuevo sistema de subastas para la asignación de la interrumpibilidad eléctrica, es decir, el sistema por el cual las industrias pueden ver interrumpido su servicio energético y ser retribuidas y compensadas por ello, fue "duramente cuestionada" por el Gobierno vasco y por el conjunto de las empresas industriales de Euskadi que hasta la fecha habían venido realizando este servicio mediante un sistema de tarifas fijadas vía BOE.

El resultado de la primera subasta de asignación de productos de interrumpibilidad realizada a mediados de noviembre (2.000 MW en bloques de 9 y 5 MW) ha supuesto una reducción "muy importante" del coste, ya que se ha pasado de los 750 millones del sistema anterior a 350, es decir, una reducción adicional de 200 millones sobre los previsto por el Ministerio para 2015.

"Las empresas nos han manifestado un profundo malestar por la reducción tan drástica de sus ingresos debido a la adjudicación por interrumpibilidad realizada por el Gobierno del Estado, y se da el hecho de que hay firmas que han optado por salir de las subastas y renunciar al modelo de la interrumpibilidad ya que los precios de compensación alcanzados están por debajo de sus costes. Las empresas que sí han optado han recibido una remuneración notablemente menor de la inicialmente prevista por el Ministerio", ha incidido la consejera.

Ante una situación de mayor demanda de electricidad el sistema eléctrico puede abastecerla mediante una mayor producción eléctrica, o bien mediante la reducción del consumo en empresas e industrias, lo que se conoce como interrumpibilidad.

Este mecanismo permite una flexibilidad de actuación del sistema eléctrico ante situaciones de emergencia energética por limitaciones en el suministro, de cara a garantizar de forma rápida y eficiente la operación del sistema mediante la reducción del consumo energético a las empresas que están acogidas a este sistema

En este contexto, y por lo que respecta a las nuevas tarifas aprobadas por el Ministerio de Industria para los peajes eléctricos de la empresa vasca, la consejera denuncia que "por nuestra parte, valoramos el cumplimiento de lo que fue un acuerdo alcanzado a finales de 2013 entre el los grupos del PNV y el PP en el Congreso de los Diputados, pero entendemos que se trata de un cumplimiento que llega tarde y cuya aplicación no responde a los objetivos iniciales".

La aplicación de esta nueva tarifa preveía un ahorro de 30 millones de euros para el año 2014 y de 20 millones en 2015, y la industria, según Arantxa Tapia, "no dispone de tiempos para la espera cuando se trata de una situación discriminatoria respecto al resto de la industria de CCAA limítrofes".

La empresa instalada en Euskadi está sujeta a una tarifa más cara que la del resto de Comunidades por no disponer de otra opción que el acceso a la alta tensión suministrada en 30 Kv. "Esta situación comienza a reconducirse pero los plazos y tempos aplicados desde el Ministerio no son suficientes", han añadido.

Propuestas del gobierno vasco

El Gobierno vasco trasladó una batería de propuestas para dar respuesta a la situación de pérdida de competitividad de la industria vasca ante el aumento de los costes energéticos derivados de la reforma del sistema eléctrico.

"Año y medio después, el Ministerio sigue sin dar respuesta para dotar a las industrias consumidoras con precios energéticos equiparables a los de sus competidores europeos", ha matizado.

Entre las propuestas presentadas destacaban la reducción o exención parcial de las tasas y gravámenes ambientales relacionados con las renovables, tal y como han hecho Alemania y Francia, sin la oposición de las autoridades comunitarias.

Asimismo, para hacer más competitivo y abierto el sistema de interrumpibilidad, se le recordó al Ministerio que, junto con el operador del sistema Red Eléctrica Española-REE, el Gobierno vasco a través del Ente Vasco de Energía, impulsó con varias empresas vascas la realización del 'Proyecto piloto Agrega', que puso de manifiesto el buen comportamiento de un sistema de agregación de la demanda en PYMES para dar cobertura al servicio de interrumpibilidad eléctrica.

Por todo ello, la consejera Arantxa Tapia concluye que "a estas alturas y dada la necesidad de una clara apuesta por políticas de apoyo a la industria, no entendemos el procedimiento llevado a cabo por el Ejecutivo de Madrid, y denunciamos la enorme falta de sensibilidad que muestra hacia la industria vasca".

"Reafirmo mi apoyo al tejido empresarial de Euskadi que se enfrenta al desafío de competir en los mercados en medio de grandes dificultades, entre las que se encuentran los elevados costes energéticos", ha finalizado.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.