Cancoruña
Miembros de Cancoruña señalaron ayer cacas dejadas por los perros en el cementerio británico. (Moncho Fuentes)

Las áreas caninas llevan cinco meses paralizadas. Así lo aseguraron ayer los miembros de la asociación Cancoruña, quienes señalaron que el Ayuntamiento anunció en enero su creación en Vioño, Eirís y Monte Alto. El presidente de la agrupación, Luis Pérez, declaró ayer, además, que «en 2006 sólo se impusieron seis multas» por no recoger cacas de perros, pese a que cada año los servicios de limpieza municipales retiran casi cuatro toneladas de heces.

Ante este panorama, en el que el 70% de los coruñeses no limpia los restos dejados por sus mascotas en la calle, los miembros de Cancoruña han decidido paralizar su plan de concienciación para impulsar la recogida de cacas hasta que María Pita no ponga en marcha las áreas caninas.