Las cuentas de BFA-Bankia "no daban una imagen fiel" desde 2010, según el Banco de España

  • El Banco de España ha enviado los informes de dos peritos al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu sobre las cuentas anuales de Bankia.
  • Existían "ajustes de importancia material no contabilizados" durante las presidencias de Rodrigo Rato y José Ignacio Goirigolzarri.
  • Tras la llegada de Goirigolzarri, los expertos ven "incorrecto el ajuste de los activos fiscales de BFA" así como los deterioros contabilizados.
  • Bankia se desploma un 5,99% en bolsa tras el informe.
  • DOCUMENTO: Las conclusiones del informe pericial sobre Bankia.
El nuevo presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y su antecesor Rodrigo Rato.
El nuevo presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y su antecesor Rodrigo Rato.
EFE/Ballesteros

Dos informes de sendos peritos del Banco de España remitidos al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu concluyen que las cuentas anuales que BFA-Bankia aprobó en marzo de 2012, bajo la presidencia de Rodrigo Rato, y las que posteriormente reformuló en mayo de ese año, ya con José Ignacio Goirigolzarri al frente de la entidad, "no expresaban la imagen fiel" del banco. En sus documentos, los inspectores designados por el supervisor bancario apuntan también a deficiencias en la labor del auditor (Deloitte) e, implícitamente, en la de la institución gobernada entonces por Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

Los informes señalan que tanto en las cuentas aprobadas durante la presidencia de Rodrigo Rato —que presentaban unos beneficios de 309 millones de euros— como en las de Goirigolzarri, que apuntaban a unas pérdidas de 2.979 millones, existían "ajustes de importancia material no contabilizados". En opinión de estos dos expertos independientes los errores contables constatados en las cuentas "son el resultado de omisiones o inexactitudes resultantes de fallos al emplear la información, que estaba disponible cuando los estados financieros para tales periodos fueron formulados y que el Grupo BFA/Bankia podía y debía haber empleoado en la elaboración de los estados".

Un vuelco a la causa de UPyD y 15MpaRato. Esta incorrección presunta de las cuentas tendría consecuencias directas en la causa judicial que se instruye en la Audiencia Nacional, toda vez que a raíz de las querellas presentadas por UPyD y 15MpaRato se juzga la posible comisión de un fraude durante la salida a Bolsa de la antigua caja, así como posibles irregularidades en la reformulación posterior, que resultó en una afloración de pérdidas millonarias para la entidad.

Ventas "inmediatas" tras la salida a Bolsa. En este sentido, uno de los peritos apunta a posibles irregularidades que habrían alterado la salida a Bolsa de Bankia. Así, en sus conclusiones señala que "se han detectado compras inexplicables" por parte de empresas clientes del banco que habían sido refinanciadas y con retrasos en los pagos. Son compañías como Salvador Vila SL o Hercesa Inmobiliaria SA, que cada una invirtieron 300.000 euros en títulos de la entidad. A la vista de sus problemas financieros, los peritos argumentan que "no se entiende que compraran acciones". Pese a las sospechas, los técnicos reconoce no obstante que BFA-Bankia no concedió ningún préstamo a los inversores institucionales para la compra de estos valores. Posteriormente a la salida a Bolsa, los inspectores hablan de "ventas inmediatas tras la salida a Bolsa, que ponen en duda el interés real de algunos inversores". Buena parte de las ventas más rápidas fueron llevadas a cabo por empresas clientes de Bankia que habían sido refinanciadas, como Áres de Construcción y Promoción Level SL o Avintia Proyectos y Construcciones SL, o la propia Cámara de Comercio de Madrid, "que vendió su inversión (12 millones de euros) a los dos días de la salida a Bolsa", tal como detallan en uno de los informes.

Mención aparte para los peritos merece el capítulo de la compañía Gestamp, que estaba participada en un pequeño porcentaje por BFA-Bankia. La empresa adiquirió un total de 58 millones de euros en acciones de Bankia, si bien se había suscrito un acuerdo compensatorio en el caso de que las mismas se devaluaran. Esta operación acabó por suponer un quebranto para el banco de unos 26 millones de euros, según los técnicos del Banco de España. En su conjunto, los peritos acusan a los autores del folleto de la salida a Bolsa (que ha de ser suscrito por la CNMV) de haber ocultado la verdadera situación contable de la matriz, BFA.

Un precio de la acción que hizo inviable a BFA. En opinión de este inspector, el precio fijado en la Oferta Pública de Suscripción (OPS), de 3,75 euros por acción, como suponía un descuento del 74% sobre el valor contable, "volvió inviable a BFA", la matriz de Bankia, ya que se rompió el grupo fiscal existente hasta entonces (al caer la posición de dominio en el accioniariado por debajo del 52%) y provocó la práctica imposibilidad de recuperar la mayor parte de los créditos fiscales de la entidad.

Banco de Valencia. Los inspectores designados por el Banco de España señalan que BFA, la matriz de Bankia, no habría contabilizado correctamente las pérdidas originadas por Banco de Valencia, entidad que pertenecía a Bancaja y que fue intervenida por el supervisor en noviembre de 2011 después de un reformular las cuentas y aflorar pérdidas de más de 1.298 millones de euros antes de impuestos. En la medida que estas pérdidas se habían generado en ejercicios anteriores, pero BFA no los tenían contabilizados a 31 de diciembre de 2010, los peritos sostienen que se incurrió en un grave error: "El ajuste no contabilizado por BFA es de 536 millones de euros y 573 millones a 31 de diciembre de 2010 y 30 de junio de 2011", explican, lo que supuso un "significativo riesgo reputacional" para la matriz, ahora nacionalizada. Unos agujeros además que las continuadas auditorías no mencionaron en forma de salvedades en las cuentas, "a pesar de los significsativos saneamientos pendientes de contabilizar", concluye uno de los peritos.

Los planes de negocio "fallaron desde el principio"

En relación con la fusión de las siete entidades que formaron Bankia, los peritos señalan que el método elegido, los llamados Sistemas Integrales de Protección (SIP),  se transformaron "en poco tiempo en una fusión de pleno derecho, pero los planes de negocio que justificaban la operación fallaron desde el principio, debido al deterioro del marco económico, los cambios normativos y la debilidad de las entidades integradas", aseguran.

Un saneamiento a costa de las reservas. El Objetivo de los SIP era acceder a las ayudas del FROB para poder recapitalizarse y superar los test de estrés de entonces, pero para ello hubo que sanear más de 9.207 millones de euros, de los que más de 6.419 millones fueron a cargo de las reservas. "Este ajuste reducía los fondos propios consolidados en un 43%, lo que ilustra el deterioro de los activos de las cajas", añaden los inspectores.

Las cuentas de 2011, con errores. En relación a las cuentas formuladas por BFA-Bankia el 28 de marzo de 2012 (relativas al ejercicio 2011), los técnicos del BdE constatan errores que hacen que no cumplan con la normativa contable. En su opinión, se deberían haber recalculado los recursos propios y el patrimonio neto del grupo bancario, lo que hubiera supuesto una reducción de 781,9 millones de euros en la cuenta de pérdidas y ganancias. El motivo de esta revisión a la baja tiene su origen, según los inspectores a cargo del juez Andreu, en "determinados compromisos asumidos por parte del Grupo Bankia en relación con sociedades de naturaleza inmobiliaria (comfort letters, pactos de socios, etc)" y por la revaloración a la baja de ciertos activos inmobiliarios en manos de participadas de Bankia. También sostienen que debería haberse anotado otro deterioro en la cuenta de resultados de 1.301 millones de euros tras revisar otras carteras de créditos relacionadas con créditos a promotoras y constructoras. En suma, el ajuste a la baja de los recursos propios debería haber sido de 2.083 millones de euros, lo que habría aflorado unas pérdidas de 1.830 millones de euros para el ejercicio 2011, frente a los 309 millones de las cuentas firmadas por el equipo de Rato. Goirigolzarri, cuando llegó a Bankia, reformuló las cuentas con el apoyo del auditor Deloitte, aprobando unas pérdidas en ese año de 2.900 millones de euros.

Estas pérdidas de Bankia fueron mucho más grandes en su matriz, BFA, a juicio de los peritos, que señalan también errores en la elaboración de los estados contables referentes al 31 de diciembre de 2011, y formuladas el 28 de marzo de 2012. De hecho, "el ajuste por todos los conceptos suma 6.869 millones de euros" de deterioro en los recursos propios de la entidad, lo que se traduciría en unas pérdidas de 4.570 millones de euros en el conjunto del año 2011 para la matriz.

Deficiente seguimiento del riesgo de crédito. Los peritos son especialmente críticos con el modo en que se evaluaba en BFA-Bankia la evolución negativa de los activos, en la medida que no suponían una descripción real, en su opinión, del veradero estado de la entidad. En las cuentas de 2011 elaboradas por el equipo de Rodrigo Rato y según uno de los informes, "la información analizada pone de relieve la pésima calidad del seguimiento del riesgo de crédito".

Hasta 42 operaciones irregulares en Bancaja. Especialmente grave es, en opinión de los peritos, el deterioro constatado pero no contabilizado en relación a los activos inmobiliarios, en su mayoría procedentes de Bankia Habitat, la filial inmobiliaria de Bancaja. Tras la fusión, BFA-Bankia contaba con 294 empresas, de las que el 80% eran promotoras (y el 51% procedían de Bancaja "con un riesgo alto"). Esta acumulación de irregularidades y quebrantos para la entidad ha llevado a los peritos a remitir 25 operaciones crediticias presuntamente irregulares para que sean analizadas por expertos independientes. Son operaciones como las inversiones en el Valencia CF, en Terra Mítica, en la Fundación Valencia CF o en el Grupo Torro, entre otras. Éstas investigaciones de presuntos delitos se unirían a las 17 que ya están en manos de la Fiscalía.

Errores también en la reformulación del 28 de marzo de 2012. Tampoco se libran de las críticas las cuentas reformuladas tras la llegada del actual presidente, José Ignacio Goirigolzarri. Los expertos designados por el Banco de España ven "incorrecto el ajuste de los activos fiscales de BFA" así como los deterioros contabilizados. "Todos estos errores fueron conocidos, en gran parte, y puestos de manifiesto en la reformulación practicada por el nuevo equipo gestor", añaden. En concreto, los peritos señalan que la reclasificación de 13.244 millones de euros en créditos refinanciados al sector promotor no se hizo de acuerdo a la ley, toda vez que los nuevos gestores apelaban a cambios en los criterios contables para el ejercicio 2011. Pero Goirigolzarri y su equipo, a juicio de los inspectores, no han detallado "de forma técnica suficiente" cómo deciden reclasificar todos esos créditos, de forma que afloran unas pérdidas adicionales de 1.859 millones de euros.

Duras críticas a Deloitte. Especialmente duros son también los peritos con Deloitte, el socio auditor de Caja Madrid, BFA y Bankia. En relación a la reformulación de cuentas llevada a cabo el 28 de mayo de 2012 por el equipo de Goirigolzarri, en uno de los dos informes se indica que el informe de auditoría firmada por Francisco Celma "no indica ningún tipo de salvedad (...) cuando la situación financiera consolidada y los resultados consolidados no se adecuan a las citadas normas", concluyen.

Hasta 4,3 millones cobrados "indebidamente". Los técnicos del Banco de España entran a analizar los sistemas de remuneraciones de BFA-Bankia. Tras revisar toda la normativa al respecto, concluyen que los consejeros de la antigua Caja Madrid podrían haber cobrado indebidamente unos 785.000 euros en la medida que percibieron cobros tanto de BFA como de la caja, algo expresamente prohibido por la legislación autonómica. Además, concluyen que los tres consejeros ejecutivos, que percibían un salario, no debieron cobrar 1.478.000 euros en dietas, mientras que el resto de los consejeros (que solo podían percibir dietas) recibieron "indebidamente" alrededor de 2.848.000 euros en concepto de compensaciones y aportaciones a planes de pensiones.

Denuncian una ocultación de las tarjetas B. Los peritos aseguran que entre 2003 y 2011 ningún gasto de las tarjetas B de Caja Madrid fue declarado a Hacienda ni a las auditorías interna y externa, ni a consultores externos, ni comunicado en folletos, documentos oficiales o informes remitidos al Banco de España, lo que a su juicio demuestra la voluntad de ocultación de las mismas. Además, sostienen que esos gastos no encajan dentro de los llamados gastos de representación, en la medida que la mayoría son de tipo personal, por lo que deberían haber tributado por ellos.

Desplome en bolsa

Los títulos de Bankia se desplomaron un 5,99% en la jornada que se ha hecho público el informe de los peritos del Banco de España. Los títulos de la entidad nacionalizada se precipitaban hasta los 1,359 euros a las 14.40 horas, inmersos en una gran volatilidad. De hecho, el precio de las acciones de Bankia marcaban un mínimo de 1,349 euros y un máximo de 1,429 euros. Al cierre de los mercados están valorados en 1,333 euros.

La caída en las acciones de Bankia se producían con el Ibex 35 perdiendo más de un 1% tras la reunión del BCE, en la que se ha decidido mantener los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,05%. El selectivo español se situaba por debajo de los 10.800 puntos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento