Miles de personas se manifestaron este sábado en varias ciudades españolas convocadas por la coordinadora ciudadana 'En Defensa del Territorio' para exigir el fin de la especulación urbanística, en defensa del territorio y por una vivienda digna.

Las marchas se celebraron en un ambiente festivo y sin incidencias y a ellas se sumaron varias asociaciones vecinales, así como Greenpeace y Solidaridad Obrera.

Somos presos del precio de la vivienda

Entre 500 y 2.000 personas en Madrid

De acuerdo con los datos facilitados por los organizadores, la concentración de Madrid reunió a unas 2.000 personas, una cifra que la Policía rebajó a 500.

En la cabecera de la manifestación los convocantes portaban tres pancartas en las que figuraban las palabras "Contra la especulación", "En defensa del territorio" y "Por una vivienda digna", así como varios carteles en los que se podían leer los lemas "Derecho a techo. A justo precio" o "Stop carestía, robo día a día".

Manifestación por una vivienda digna en MadridVarios asistentes lucieron un disfraz de presidiarios porque "somos prisioneros del precio de la vivienda", según explicaron a algunos medios.

El portavoz de la coordinadora, Jaime del Val, había denunciado antes en el Paseo del Prado de Madrid que la especulación urbanística se ha convertido en el problema más grave del Estado Español y exigió al Gobierno de la Nación una serie de actuaciones urgentes "para erradicar este problema por sus consecuencias medioambientales, sociales, económicas y políticas".

El acto concluyó con la lectura de un  manifiesto en el que se destacó que en España se consumo más cemento y se construye más que en el Reino Unido, Alemania y Francia juntos.

2.000 personas en Almería y "cientos" en Zaragoza

Por su parte, unas 2.000 personas participaron en la marcha convocada en Almería.

Uno de los portavoces almerienses manifestó su "satisfacción" por la asistencia. Esto demuestra, según explicó, "que se está extendiendo el malestar hacia la corrupción urbanística que destroza el medio ambiente por intereses puramente económicas".

En Zaragoza, cientos de personas se movilizaron en el centro de la ciudad contra la corrupción urbanística, pero también "en defensa del patrimonio cultural y natural aragonés". La marcha estuvo amenizada por música, tambores, cencerros, maracas e incluso una gaita.

La marcha de Murcia, "un éxito"

La movilización murciana fue calificada de "éxito" por sus organizadores, quienes aseguraron que había sido la manifestación más numerosa (unos 15.000 asistentes, según sus estimaciones) celebrada en Murcia en defensa de la naturaleza y en contra de la especulación urbanística.

El acto provocó un atasco de tráfico durante casi tres horas e iba encabezado por una pancarta en la que se leía "Gobierne quien gobierne, la Región de Murcia no se vende. Por nuestra cultura y nuestra tierra".

Al mismo asistieron representantes de IU y del PSOE.

La corrupción urbanística supone una amenaza a la democracia (...) y hace inaccesible la vivienda

"Una amenaza a la democracia"

La manifestación se desarrollaba al mismo tiempo en Madrid, Barcelona, Zaragoza, Murcia, Almería, Salamanca, La Coruña, Santiago de Compostela, Marbella, Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas.

Según sus organizadores, su objetivo sería concienciar a los ciudadanos de que la corrupción urbanística "supone una amenaza sin procedentes a la democracia que devasta de forma irreversible el territorio, haciendo inaccesible la vivienda para casi todos, sumiendo a la sociedad en la precariedad".

La coordinadora anuncia nuevas marchas en otras ciudades españolas próximamente.