Alex Salmond, el líder del partido nacionalista junto a la segunda líder del partido Nicola Sturgeon, tras ganar las elecciones.
Alex Salmond, el líder del partido nacionalista junto a la segunda líder del partido Nicola Sturgeon, tras ganar las elecciones. REUTERS/David Moir

Los nacionalistas de Alex Salmond, partidarios de la independencia escocesa, empezaron el sábado a debatir sus opciones para formar Gobierno en Escocia, donde obtuvieron una histórica victoria en los comicios autonómicos del jueves.

Los 47 miembros del Partido Nacionalista Escocés (SNP) elegidos para el Parlamento de Edimburgo se reunieron hoy por primera vez para celebrar el resultado electoral y analizar los pasos a seguir para presidir una administración escocesa.

El líder del SNP, Alex Salmond, afirmó hoy que su nuevo grupo parlamentario ha iniciado conversaciones informales de cara al futuro ya que los 47 escaños obtenidos en estos comicios no son suficientes para gobernar en solitario en Escocia.

Revés histórico

En las elecciones del pasado día 3, el SNP desplazó al laborismo del primer ministro británico, Tony Blair, como la formación con más asientos en el Parlamento, formado por 129 escaños.

Los laboristas sacaron 46 escaños, mientras que los conservadores (segunda formación británica) obtuvieron 17, los liberal demócratas (tercer partido del país) 16, los Verdes 2 y el otro escaño es del parlamentario independiente Margo McDonald.

Este ha sido un revés para los laboristas puesto que Escocia era su feudo histórico y porque habían dado la autonomía a los escoceses -a través del referéndum convocado en 1997- para calmar los deseos independentistas.

Los partidos en Escocia tienen un plazo de 28 días para decidir sus alianzas y formar la nueva administración, que hasta ahora estaba integrada por los laboristas y los liberal demócratas.

"Aún tenemos que mantener conversaciones en los próximos días y lo haremos de manera constructiva. Hemos tenido conversaciones informales, pero aún no hemos tenido negociaciones formales", afirmó Salmond junto a sus compañeros de fila en el Parlamento escocés.

"La gente ha expresado su opinión y la posición del país es bastante clara. Todos los políticos deben recordar la conversaciones que acabamos de tener con el electorado", subrayó contundente el líder nacionalista.

El referéndum a debate

Entre las opciones que baraja el SNP, una es formar una coalición con los liberal demócratas y los Verdes, que juntos sumarían los 65 escaños necesarios para encabezar el gobierno escocés.


Si bien los Verdes están a favor de la política de los nacionalistas de convocar un referéndum sobre la independencia, el Partido Liberal Demócrata no se muestra partidario.

Para la "número dos" de los nacionalistas, Nicola Sturgeon, "está claro que ahora tenemos la autoridad moral para formar el nuevo Gobierno de Escocia. Habrá un referéndum sobre la independencia, si hay un Gobierno del SNP".

Iain Smith, uno de los parlamentarios liberal demócratas elegidos en Escocia, señaló hoy que su partido considerará todas las opciones en las negociaciones de coalición.

Sin embargo, los laboristas declararon hoy que el SNP no debe interpretar el resultado electoral como un voto pleno a favor de la independencia de Escocia puesto que ese partido sólo tiene 47 de los 129 escaños del Parlamento de Edimburgo.

 

"Habrá un referéndum sobre la independencia, si hay un Gobierno del SNP".

 

"Reconocemos que el SNP es el primer partido, pero también reconocemos que sólo tiene 47 de los 129 escaños, y hay una gran mayoría en contra de la separación y ningún partido tiene la autoridad moral para gobernar sin asegurarse el apoyo de otros. Cualquier intento de sugerir otra cosa en este momento es prematuro", afirmó hoy un portavoz del Partido Laborista.

"Esta elección demuestra que el pueblo de Escocia no quiere que la separación sea lo prioritario en Escocia", añadió.

Con excepción de la política exterior, inmigración, defensa, seguridad social, empleo y seguridad nacional, temas sobre los que decide Londres, el resto de las competencias corresponden al Parlamento de Edimburgo.