Sólo los vecinos de Carrión han dejado de jugarse la vida en el cruce de las vías del tren de la carretera de Pilas. De los pasos a nivel más peligrosos de la provincia de Sevilla el suyo es el único que ha sido eliminado desde el año 2001, fecha en la que el Defensor del Pueblo andaluz estudió el problema y exigió su eliminación inmediata.

La peligrosidad de los cruces de las vías del tren se mide por el «movimiento circulatorio (AxT)», que es un índice que relaciona el número de coches que las cruzan con el número de trenes que pasan cada día.

Los más peligrosos

La Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres aprobada el año 2001 obliga a eliminar cuanto antes los pasos a nivel más peligrosos, que obtienen tal calificación si superan un índice AxT de 1.500. Según este índice, en Sevilla todavía hay nueve pasos a nivel muy peligrosos. Desde el de la línea Utrera-Arahal a su paso por Arahal, que supera en siete veces este límite de movimiento circulatorio que obliga a su eliminación; hasta los pasos de Las Cabezas de San Juan, en la línea Sevilla-Cádiz, que lo supera en 28 veces; o el de la línea Osuna-La Roda a su paso por Pedrera, que es 30 veces mayor.

Estos dos, los peores, están en obras. Del resto de cruces, sólo hay estudios previos. Están en los municipios de Lora del Río, Villanueva del Río y Minas, Paradas, Marchena, Osuna y Tocina. En total, en Sevilla quedan aún 139 pasos a nivel.

Cinco pasos eliminados

En los últimos tres años se han eliminado tan sólo cinco pasos a nivel en la provincia de Sevilla. Actualmente están en obras para su supresión un total de 22. Otros 14 se encuentran en fase de proyecto y seis más en estudio. Los pasos a nivel no sólo pertenecen a Adif, la empresa pública que gestiona las infraestructuras ferroviarias, también los hay que dependen de la Junta, de los ayuntamientos, y hasta los hay privados.