'David Lynch und Isabella Rossellini'. Los Angeles, 1983
Newton retrata al cineasta David Lynch y a la actriz Isabella Rossellini en 1983 Helmut Newton - © Helmut Newton Estate

La sensual mezcla de lujo decandente, erotismo y perfección técnica lo convierten en uno de los fotógrafos más imitados por otros artistas y adorados (u odiados)  por el público general. Famoso por sus desnudos femeninos fríos, casi robóticos, Helmut Newton (1920-2004) creó en sus fotos un singular código visual que coquetea con el exhibicionismo y el voyeurismo.

El fotógrafo estableció la Fundación Helmut Newton en su Berlín natal en 2003, un año antes de morir en un accidente de coche cerca de West Hollywood (California, EE UU), donde vivía. El centro, en el mismo edificio que el Museo de Fotografía de Berlín, en un emplazamiento significativo en la vida del autor: en la cercana estación de tren, Newton (de familia judía y cuyo padre fue enviado a un campo de concentración) escapó de Berlín, huyendo de los nazis en 1938.

Cuando daba forma al proyecto del centro, cedió varios cientos de fotos originales en préstamo permanente. Su deseo no era crear un "museo muerto" sino una "institución viva" y los extensos fondos se exhiben en muestras temáticas que revelan las diferentes caras del artista. Como nuevo capítulo de este descubrimiento constante, la Fundación Helmut Newton anuncia la exhibición de 200 imágenes, la mayoría de ellas nunca antes expuestas en sus instalaciones.

Mujeres fuertes

Helmut Newton: Permanent Loan Selection (Selección de préstamos permanentes) se inaugura el 27 de noviembre en la capital alemana con una división en tres géneros: retratos, desnudos y moda. Entre las obras brillan atractivos los numerosos retratos a personalidades del arte, el cine, la música y la alta costura. En imágenes de los años ochenta, David Bowie, Catherine Deneuve, Sigourney Weaver o David Lynch e Isabella Rossellini (fotografiados como pareja) se entregan a los meticulosos procedimientos técnicos de Newton.

Quería que la modelo fuera fuerte y que las fotos de moda no parecieran de modaVarios de sus monumentales Big Nudes (Grandes desnudos) —muchos realizados en París, cinco de ellos expuestos de manera permanente en la entrada del museo—  se unen a una recopilación de hojas de contactos que permiten explorar el progreso de las sesiones fotográficas del autor.

Las fotografías de moda —sobre todo encargos para publicaciones en las décadas de los setenta y los ochenta— ilustran la heterodoxia del autor, que siempre trataba de evitar que la moda pareciera moda. Newton quería que la modelo pareciera una mujer fuerte y criticaba que con frecuencia la presencia femenina en estos casos quedaba reducida a una imagen fantasmagórica supuestamente chic.