Unos 300 inmigrantes intentan saltar la valla de Melilla y ocho logran llegar al CETI

  • Varias decenas quedaron en la zona entre las dos alambradas durante horas, lo que produjo duros enfrentamientos con la Guardia Civil.
  • Ochenta aceptaron bajar y ser devueltos y 20 continuaron en la valla hasta que fueron bajando poco a poco.
  • El dispositivo policial hispano-marroquí impidió la entrada.
En torno a un centenar de inmigrantes permanecen encaramados en la valla fronteriza entre Melilla y Marruecos y se niegan a bajar como les indica la Guardia Civil, que mantiene un despliegue de seguridad en la zona de Villa Pilar, entre el aeropuerto de Melilla y el cementerio musulmán de Sidi Guariach. Numerosas patrullas de la Guardia Civil han formado un cordón de vehículos a pie de valla en un tramo amplio del perímetro, donde los subsaharianos permanecen desde pasadas las 6.30 horas, cuando se registró un intento de entrada masivo protagonizado por más de 200 inmigrantes.
En torno a un centenar de inmigrantes permanecen encaramados en la valla fronteriza entre Melilla y Marruecos y se niegan a bajar como les indica la Guardia Civil, que mantiene un despliegue de seguridad en la zona de Villa Pilar, entre el aeropuerto de Melilla y el cementerio musulmán de Sidi Guariach. Numerosas patrullas de la Guardia Civil han formado un cordón de vehículos a pie de valla en un tramo amplio del perímetro, donde los subsaharianos permanecen desde pasadas las 6.30 horas, cuando se registró un intento de entrada masivo protagonizado por más de 200 inmigrantes.
F. G. Guerrero / EFE

Unos 300 inmigrantes intentaron la pasada madrugada saltar la valla fronteriza entre Melilla y Marruecos por segunda vez en 24 horas, más de un tercio de los cuales quedó en la zona intermedia entre las dos alambradas, según la Delegación del Gobierno. Unos 80 desistían pronto de su intento y aceptaban bajar de la verja a la que se habían encaramado y ser entregados a las fuerzas marroquíes.

Sin embargo, unos 20 continuaron en lo más alto de la valla que separa Melilla de Marruecos un tiempo más prolongado, hasta que han ido "poco a poco han ido desistiendo y admitiendo que Marruecos se fuera haciendo cargo de ellos". Ocho inmigrantes descendieron rápidamente de la valla y escaparon corriendo en dirección al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), que está cerca del lugar donde se ha registrado el intento de entrada masivo de esta madrugada.

Los ocho han accedido a la sala de enfermería para llevar a cabo un reconocimiento médico tras recibir ropa y artículos de higiene personal. Uno de ellos sufría una lesión en la pierna y mostraba una leve cojera, según han informado las mismas fuentes. En total, diez subsaharianos han resultado heridos, la mayoría con heridas y contusiones no graves por caídas, y han sido trasladados al hospital, de los cuales tres ya han sido dados de alta y dos permanecen en el centro hospitalario.

Según un comunicado de la Delegación del Gobierno de Melilla se ha vivido "una de las madrugadas más tensas", con "cinco guardias civiles que han necesitado asistencia médica, por heridas, cortes y contusiones de distinta consideración y una grave caída en el caso de uno de ellos, actualmente en observación por traumatismo craneoencefálico". La Guardia Civil ejercerá acciones judiciales por atentado y resistencia a la autoridad.

"Con una violencia inusitada, provistos de piedras, palos, cuchillos, ganchos, cuerdas y otros objetos contundentes", gran parte del grueso de inmigrantes logró rebasar a las fuerzas de seguridad marroquíes y aproximarse a la valla de Melilla, que "que en un amplio tramo superior ha quedado destrozada y parcialmente derrumbada". Según la Delegación, un agente marroquí de los que han participado en labores de cooperación al otro lado de la valla fue rodeado por un grupo de inmigrantes que "lo han golpeado con ensañamiento" y agredido con un arma blanca.

Descenso progresivo

Los agentes de los Grupos Rurales de Seguridad (GRS) del Instituto Armado colocaron escalares en el entrevallado, por el que fueron descendiendo los subsaharianos que cedieron en su postura de permanecer en lo alto de la valla.

Los máximos responsables de la Guardia Civil en Melilla, el Coronel-Jefe de la Comandancia Ambrosio Martín Villaseñor y el Comandante Arturo Ortega Navas, que se encuentran en la actualidad imputados en sendos procesos judiciales acusados de "devoluciones en caliente" después de ser denunciados por ONG, han estado dirigiendo a pie de valla el dispositivo policial.

Un amplio dispositivo de seguridad a ambos lados de la valla impidió la entrada de la mayoría de los inmigrantes en este intento, registrado en dos puntos de la zona de Villa Pilar, cerca del aeropuerto de Melilla, en torno a las 6.30 horas. La presión migratoria, según las fuentes, ha sido una constante durante toda la madrugada, en la que el helicóptero de la Guardia Civil ha sobrevolado el perímetro de la valla que separa la ciudad autónoma de Marruecos.

Varias patrullas de la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla y de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) han intervenido para frenar el acceso irregular a Melilla, mientras al otro lado de la valla también se ha producido un fuerte despliegue de las fuerzas auxiliares marroquíes, que tenían activadas sus sirenas.

La Guardia Civil ha mantenido cortado el tráfico por la carretera de circunvalación hasta el paso fronterizo de Farhana, un tramo de aproximadamente dos kilómetros.

El de este miércoles es el segundo intento de entrada en 24 horas, después de que este martes un centenar de personas tratara de saltar el perímetro entre el paso fronterizo de Beni-Enzar y el dique sur y diez lo consiguieran. En lo que va de octubre se han registrado otros cuatro intentos de salto por el perímetro fronterizo y uno por mar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento