Tony Stark y Steve Rogers en Los Vengadores
Steve Rogers (Chris Evans) y Tony Stark (Robert Downey Jr.)  en 'Los Vengadores'. MARVEL STUDIOS

Después de que Robert Downey Jr. jugara al despiste afirmando y negando la misma noche que habría Iron-Man 4, ahora sale a la luz los planes que Marvel tiene respecto a este emblemático personaje.

La película que el actor se encontraba negociando con los estudios, al margen de las ya pactadas entregas de Los Vengadores, no era otra entrega de Iron-Man, sino la tercera parte de Capitán América, que coprotagonizarán los dos emblemáticos superhéroes, según han anunciado los medios estadounidenses.

Esta nueva película estará dirigida por los hermanos Joe y Anthony Russo, que ya se pusieron a los mandos de Soldado de invierno.

'Civil War', escrito por Mark Millar y dibujado por Steve McNiven, plantea un complejo conflicto moral y político que divide en dos bandos a todos los superhéroesSegún Hollywood Reporter, Robert Downey Jr. podría cobrar por esta nueva película unos 40 millones de dólares (ganó más de 50 millones por su participación en la primera entrega de Los Vengadores).

Algunas fuentes afirman que Capitán América 3 será la adaptación del celebrado cómic Civil War, escrito por Mark Millar y dibujado por Steve MC Niven.

Civil War, publicado entre 2006 y 2007 en forma de crossover de siete volúmenes, planteaba un complejo conflicto moral y político que divide en dos bandos a todos los superhéroes, después de que el Gobierno de Estados Unidos apruebe una Ley de Registro de Superhumanos obligando a que todos aquellos que posean superpoderes desvelen su identidad secreta y trabajen para las autoridades.

Los superhéroes se dividen en dos facciones principales, a favor y en contra del Registro. Iron Man encabeza la postura favorable al registro, con el respaldo del Gobierno y la organización S.H.I.E.L.D., mientras que el Capitán América encabeza un movimiento de resistencia clandestino.

Tony Stark ha sido el personaje de Marvel que más beneficios ha reportado al estudio: las tres entregas de Iron-Man se saldaron con unos ingresos de 2.400 millones de dólares en todo el mundo.