El Sindicato Independiente de Policía de Andalucía (SIP-AN) ha solicitado al alcalde del municipio malagueño de Nerja, José Alberto Armijo, que tome las medidas necesarias para acabar con la "actitud antisindical" y la "persecución" a las que, según el colectivo, se ven sometidos sus afiliados y representantes en esta localidad.

El secretario general autonómico del SIP-AN, Manuel Jesús Troyano, ha remitido un escrito al regidor advirtiéndole del "diferente rasero" con que se trata a los agentes y de la "disparidad de criterios" en cuanto a la aplicación del régimen disciplinario, con procedimientos abiertos a sus afiliados por cuestiones "que acaba demostrándose que no son infracciones disciplinarias", mientras no se actúa ante situaciones de más gravedad.

En el escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, Troyano ha enumerado la apertura de hasta cinco expedientes disciplinarios con su correspondiente sanción a miembros de la sección sindical, "que a la postre la jurisdicción contencioso-administrativa ha declarado no ajustados a derecho, injustos, inmotivados, arbitrarios y en algún caso la propia sentencia ha advertido de mala praxis y persecución por parte de la instrucción".

"Casual y curiosamente, son sólo afiliados de este sindicato los que sufren estos procedimientos, existiendo indicios claros de la persecución mencionada, ya que se advierte y ha quedado constatado que no se trata con el mismo rasero a todos los miembros del cuerpo de la Policía Local", ha insistido el dirigente del SIP-AN.

El sindicato ha puesto como ejemplo de esa presunta doble vara de medir casos de posible acoso laboral, pagos de horas extra supuestamente irregulares "o situaciones de desobediencia y desconsideración a superior por un policía que se encuentra imputado por cinco delitos", situaciones ante las que, pese a su gravedad, "no se ha abierto el procedimiento correspondiente para investigar y depurar posibles responsabilidades".

AFILIADOS

"Sin embargo, con nuestros afiliados se muestra una facilidad y celeridad pasmosas para la apertura de expedientes y tipificación de infracciones disciplinarias por hechos bastante menos graves que los cometidos supuestamente por otros miembros de la plantilla y conocidos públicamente, dañando gravemente la imagen del cuerpo policial y del Ayuntamiento", agrega la misiva.

Al margen de la cuestión disciplinaria, Troyano ha subrayado otras situaciones que, a su juicio, avalan la tesis de la persecución al SIP-AN, como las trabas a dos afiliados mayores de 50 años para eximirse del turno de noche, los dos "traslados forzosos" de grupo sufridos por otro afiliado o los problemas para cobrar un concepto en nómina de dos miembros de la sección sindical cuando el resto de la plantilla los ha percibido.

Asimismo, se ha referido al expediente abierto por una supuesta infracción leve al secretario general y delegado sindical del SIP-AN en Nerja, proceso en el que, según el sindicato, "se han detectado numerosas irregularidades y arbitrariedades, tanto por no haberse seguido el procedimiento legalmente establecido como por no detectar ningún tipo de infracción disciplinaria".

El dirigente sindical ha expresado su "rechazo total a la actitud y comportamiento antisindical que se está llevando a cabo por parte de esta Corporación contra los afiliados de este sindicato, y más concretamente contra aquellos que ejercen funciones sindicales, ya que entendemos que se está intentando reprimir y coaccionar su comportamiento, que no es otro que el que debe llevar a cabo un representante sindical".

Por todo ello, ha solicitado al alcalde que, como máximo responsable del Ayuntamiento y de la Policía, tome "de forma inminente" las medidas necesarias "para que sus subordinados cesen cualquier tipo de actitud antisindical o de persecución a afiliados de este sindicato y sus representantes sindicales, y se respeten los derechos fundamentales recogidos en nuestra Carta Magna".

Consulta aquí más noticias de Málaga.