La Cooperación Alternativa y Agaden van a remitir a la Fiscalía de Cádiz los documentos gráficos que "demuestran la entrada y almacenamiento de pilas sin tratar" en la factoría de Acerinox en Los Barrios (Cádiz), y "la más que presumible incineración de estas, una practica prohibida y altamente contaminante".

Ambas organizaciones señalan en un comunicado "el cúmulo de imprecisiones y contradicciones" en las que el consejero delegado de Acerinox, Bernardo Velázquez, incurrió el pasado 30 de septiembre, en una rueda de prensa convocada por la empresa "con carácter de urgencia", en la que además "utilizó términos inapropiados, con la intención de confundir a la ciudadanía".

En este sentido, Velázquez aseguraba que las pilas que están recibiendo están consideradas residuos no peligrosos, subrayando que "todos" los materiales reciclados en dicha planta en su proceso de producción "están sujetos a las normativas actuales de la UE".

Así, ambas organizaciones han mostrado "su sorpresa" por "la celeridad y diligencia" de Acerinox en aclarar este asunto, cuando, según estas, "en hechos más graves como el episodio de contaminación radioactiva o los reiteradas emisiones a la atmósfera y a las viviendas colindantes de partículas y cenizas se han mantenido en silencio".

Desde septiembre del pasado año, fecha en la que se publicó un informe del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que "volvía a poner de relieve la superación de los límites de níquel en el aire del arco de la bahía de Algeciras", Cooperación Alternativa y Agaden han trabajado en este asunto, ante la información de que "presumiblemente la empresa Acerinox Europa estuviese fundiendo material, procedente de la recogida de pilas, sin tratar".

Este material se almacena en las instalaciones de Acerinox. No obstante, en las distintas imágenes remitidas a la Fiscalía, que fueron tomadas en diferentes fechas a lo largo del presente año, "las pilas se encuentran de una pieza, con su envoltura metálica y sin haber pasado ningún proceso". "Solo se aprecia el lógico deterioro tras el tiempo transcurrido desde que son desechadas, recogidas y clasificadas", ha añadido.

Ambas organizaciones han vuelto a consultar a varias empresas dedicadas al reciclaje de pilas y acumuladores, y con los documentos que les han facilitado, "constatan que el material que aparece desperdigado por el suelo de las instalaciones de Acerinox son pilas sin tratar, ya que no existe ningún proceso de descontaminado para las pilas", algo que, como apuntan, "debe saber el consejero delegado de Acerinox". "La incineración de las pilas está prohibida por la legislación vigente, solo se permite la fundición de alguno de sus componentes una vez trituradas", han insistido.

La incineración de alcalinas es "altamente contaminante"

Según Cooperación Alternativa y Agaden, las pilas alcalinas —incluidas las de níquel-hierro— "están catalogadas como residuos no peligrosos, si bien su incineración es altamente contaminante". Y es que, en este sentido, las pilas a las que hacía referencia la primera denuncia, "contrariamente a lo que dice Velázquez, en un ejercicio de manipulación del lenguaje, no han sufrido ningún proceso de inertización por el que las pilas pasan a ser consideradas barras de ferroníquel".

Asimismo, afirman que "los recicladores alemanes, a los que alude el alto directivo de Acerinox, no entregan las pilas de una pieza sino que las someten a un proceso mecánico en primer lugar y posteriormente a procesos químicos". "En cualquiera de los procesos, las pilas se destruyen para poder recuperar posteriormente sus componentes", añaden.

A juicio de las organizaciones, "es posible que Acerinox utilice el material que alude en su producción, pero también es más que probable que usen pilas sin tratar", ya que, según estas, son varias las pruebas de las que disponen para demostrar que "la entrada de pilas sin tratar es habitual, al menos desde 2013", por lo que "son estos hechos los que tiene que aclarar Acerinox", en base a la información y fotografías que van a remitir.

Ambas organizaciones han considerado que, "ante estos graves hechos ambientales y de riesgo para la salud de los ciudadanos", la Consejería de Medio Ambiente y Ordenacion del Territorio de la Junta de Andalucia, y en especial su delegado territorial, Federico Fernández, "vuelven a quedar en entredicho, siendo incapaz de hacer cumplir la autorizaciones ambientales que ellos mismos emiten, por incompetencia, o por intereses políticos y económicos", para "beneficiar a las grandes empresas".

Dudan de las investigaciones de la junta

A su vez, han manifestado que "dudan" de las investigaciones que puedan desarrollar los técnicos y agentes de la Consejería de Medio Ambiente, ya que, "como viene siendo habitual, las grandes empresas no reconocen la autoridad a los agentes de Medio Ambiente, que son ninguneados", ha apostillado.

Por tanto, Cooperación Alternativa y Agaden remitirán a la Fiscalía de Cádiz los documentos gráficos para que se amplíe la denuncia y solicitarán que se tome declaración al personal encargado de recepcionar y gestionar esta mercancía dentro de las instalaciones de Acerinox.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.