Marina Silva
La ecologista Marina Silva del Partido Socialista Brasileño (PSB) apenada tras quedar tercera en las elecciones presidenciales de Brasil y sin opciones de disputar la segunda vuelta. EFE/Sebastião Moreira

La ecologista Marina Silva, la tercera más votada en las elecciones de Brasil, declaró este domingo su apoyo al opositor Aécio Neves en la segunda vuelta del próximo día 26, en la que el socialdemócrata se enfrenta a la presidenta Dilma Rousseff.

"Teniendo en cuenta los compromisos asumidos por Aécio Neves, declaro mi voto y mi apoyo a su candidatura", afirmó Silva, quien obtuvo el 21,1% de los votos en las elecciones de la semana pasada, en un pronunciamiento ante la prensa y correligionarios.

Seis de los integrantes de la coalición han manifestado su apoyo a Neves La dirigente ecologista puntualizó que su apoyo no se realiza a cambio de un acuerdo de gobierno y lo hace como "ciudadana", puesto que los siete partidos que la apoyaron en la primera vuelta ya han manifestado sus posiciones particulares.

Seis de los integrantes de la coalición han manifestado su apoyo a Neves, un partido minoritario abogó por la neutralidad y la Red Sustentabilidad, movimiento impulsado por Silva, que aspira a constituirse en un partido independiente, solo ha indicado a sus militantes que no voten a Rousseff.

Silva valoró los compromisos que asumió Neves, candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), en un manifiesto leído este sábado, en el que recogió varios principios defendidos por la candidata ecologista durante la campaña electoral.

Asimismo, Silva dijo que entiende esos principios como "compromisos con la nación" y afirmó que suponen una "segunda carta a los brasileños", en alusión al manifiesto con el que Luiz Inácio Lula da Silva logró tranquilizar a los inversores y ganar las elecciones de 2002.

Ventaja de Neves, según una encuesta

En su manifiesto, Neves se comprometió con principios del desarrollo sostenible, con el mantenimiento de los programas sociales desarrollados por Rousseff y con antiguas banderas de la izquierda, que dijo que han sido "descuidados" por la mandataria, como la reforma agraria o la defensa de los indios.

En su discurso, Silva hizo un apelo para "salir del territorio de la política destructiva y vengativa, que puede herir de muerte la democracia".

"Debemos interrumpir ese camino que no es virtuoso y puede ser suicida y apostar, una vez más, en la alternancia de poder bajo la batuta de la sociedad, de los intereses del país y del bien común", manifestó Silva, quien en la primera vuelta fue abanderada del Partido Socialista Brasileño (PSB).

En la primera vuelta Rousseff fue la más votada, con el 41,59% de los sufragios, y Neves fue el segundo, con el 33,55%, por lo que ambos se enfrentarán en la segunda vuelta dentro de dos semanas.

Según una encuesta de intención de voto divulgada este sábado por la empresa Sensus, Neves es el favorito para ganar las elecciones con un 58,8% de los votos, frente al 41,2% de la presidenta.

Esta es la primera encuesta que coloca a Neves en clara ventaja con respecto a Rousseff, puesto que los primeros sondeos realizados al comienzo de esta semana señalaban un empate técnico, con dos puntos de ventaja para el opositor.