La Audiencia Provincial de Ciudad Real tiene previsto que el próximo jueves, 16 de octubre, se sienten en el banquillo de los acusados, salvo que haya un acuerdo previo, un padre y un hijo para los que la Fiscalía solicita sendas penas de tres años de prisión por el presunto delito de estafa —concurriendo una defraudación que supera los 50.000 euros—.

Según el escrito de acusación al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos ocurrieron entre mayo y diciembre de 2010, cuando el padre y su hijo, en representación legal de una entidad mercantil, estuvieron recibiendo de Viveros y Semilleros La Mancha diversos productos agrícolas por importe de 49.698,72 euros de los que 39.698,72 quedaron sin pagar al cerrar el año.

Posteriormente siguieron recibiendo semilla de cebada, abonos, fitosanitarios y planta de melón sin abonar su importe, hasta que el 30 de abril de 2011, "con la finalidad de obtener un beneficio patrimonial ilícito, y a sabiendas de que no iban a realizarla prestación acordada, firmaron con el legal representante de Viveros y Semilleros La Mancha S.L. un contrato privado de reconocimiento de deuda —por valor total de 119.781,66 euros— comprometiéndose a entregar a ésta última dos fincas de su propiedad y libres de cargas en Alcázar de San Juan, para el caso de no hacer frente al pago de la cantidad antes indicada".

Ante dicho compromiso, el vivero siguió suministrándole productos por valor de más de 100.000 euros, aunque finalmente descubrieron que las fincas con las que habían avalado la transacción nunca fueron de los acusdados, de forma que el perjuicio final para la empresa fue de 81.764,44 euros con los que la Fiscalía pide a los acusados que indemnicen a la empresa.

Además, el Ministerio Fiscal solicita, a parte de la pena de prisión, que a ambos se les imponga una multa de 10 meses con una cuota diaria de 12 euros.