El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, sigue defendiendo "la máxima peatonalización posible" de la Alameda Principal, aprovechando la llegada del metro a esta céntrica vía, pero, tal y como ha precisado, "con sentido realista", y es que ha admitido que en este asunto "hace falta más maduración, estudio y consenso con la Junta de Andalucía, las áreas municipales y los vecinos". Lo que sí tiene claro es que, para abordar la financiación de una posible actuación de cierre al tráfico del lateral sur, lo más adecuado sería recurrir a fondos europeos.

La llegada del metro a la Alameda Principal, hasta la estación Atarazanas, en la esquina con la calle Torregorda, tal y como prevé la Consejería de Fomento y Vivienda, contempla la peatonalización del lateral norte, pero no la del sur. Así, después de haber barajado varias alternativas con diverso grado de cierre al tráfico, De la Torre reconoce que "hace falta más maduración".

Según ha subrayado, "el eje Paseo del Parque-Alameda Principal-avenida de Andalucía tiene una importancia", aunque parte del tráfico que absorbe se pueda desviar hacia el litoral. De hecho, ha considerado que "tenemos que procurar que mantenga su funcionalidad tanto para la Empresa Malagueña de Transportes (EMT) como para el tráfico privado".

"Eso no significa que no defienda la máxima peatonalización posible, pero con sentido realista", ha declarado el regidor de Málaga en una entrevista concedida a Europa Press, dejando claro que "no bajo el nivel de mis aspiraciones, pero sí quiero que todo eso lo hagamos lo mejor posible y no haya luego problemas".

De hecho, en cuanto a una de las alternativas barajadas por el Ayuntamiento, la de cerrar al tráfico privado la Alameda Principal, que quedaría con los dos laterales peatonalizados y el vial central reservado únicamente para el transporte público, ha precisado que "tiene sus problemas" porque "algunos de los árboles, con su inclinación, impiden acercar los autobuses hasta el bordillo".

Por otra parte, ha incidido en que las dos hileras de ficus entre la calzada central "afectan al número de carriles, consumiendo al menos uno, y eso complica el poder compatibilizar el transporte público, que es evidente que tiene que estar ahí, con algo de privado, que también debe haber algo".

Sobre la financiación de la actuación en la cara que da al Soho para que la Alameda no pierda la simetría —se estima un coste aproximado de seis millones de euros— y que la Consejería de Fomento, aunque ve con buenos ojos, no contempla incluir en el proyecto del metro, De la Torre ha manifestado que "es la típica cuestión que cabe perfectamente en el marco de los fondos europeos, canalizados vía Junta o vía Ayuntamiento". "Tiene una defensa muy lógica y natural", ha apostillado, añadiendo, en consecuencia, que "no hay por qué renunciar a ellos".

Pese a que la Consejería de Fomento y Vivienda ya licitó la ejecución del tramo del metro que llega al centro histórico, el alcalde ha insistido en que "es de sentido común definir bien la ubicación de la última estación —Atarazanas— desde el punto de vista de la distancia al río y de dónde colocarla para que tenga mejor encaje estético".

Así, ha reiterado la conveniencia de que el edículo de la futura estación se mueva levemente al sur, hasta situarse dentro de la hilera de ficus, entre dos ejemplares, tal y como recogía la Gerencia Municipal de Urbanismo en el informe de adaptación al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), un documento que incidía, además, en la necesidad de acometer la peatonalización del andén sur de la Alameda Principal.

Costes de explotación

Preguntado por la negociación, tras la reunión que mantuvo el pasado 1 de agosto con la consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés, sobre los costes de explotación de las líneas 1 y 2 del metro, cuya puesta en marcha parcial hasta el intercambiador de El Perchel tuvo lugar el pasado 30 de julio, ha vuelto a plantear su demanda de que se rebaje la aportación municipal, teniendo en cuenta el déficit de la EMT derivado de la puesta en servicio del suburbano como cuantía a descontar de la suma final del canon.

"Tengo claro que tenemos que ver el tema de la explotación desde la perspectiva de lo que se firmó entonces y del metro que se contemplaba y lo que hay actualmente, teniendo muy en cuenta que todas las decisiones han sido tomadas sin consultar al Ayuntamiento", ha advertido el alcalde. Y también ha agregado que "hay que verlo desde la perspectiva de los gastos indirectos que nos produce el metro".

Al ser cuestionado sobre la posibilidad de que se solicitase revisar el convenio del metro para exigir una mayor aportación al Gobierno central, atendiendo a esos cambios sufridos por el proyecto desde que se suscribió el acuerdo, ha indicado que "se puede plantear", aunque ha admitido que "no es un tema fácil". Sobre este asunto, la consejera dijo recientemente que "en un principio" no era algo que se hubiese planteado ni que se tuviera encima de la mesa, lo que no significaba que se descartara de cara al futuro.

Respecto al polémico listado de obras de movilidad sostenible para que el Ayuntamiento compense la factura de 32,31 millones de euros, tras la reunión del pasado 1 de agosto en la que el Consistorio aceptó retirar el soterramiento del AVE e introducir otras actuaciones futuras como el sistema de préstamo de bicicletas o carriles bus o ciclistas, De la Torre ha señalado que "ese tema lo doy por resuelto desde el punto de vista político".

Presupuesto de 2015

En cuanto al presupuesto municipal para 2015, no ha avanzado si superará o reducirá los 690,7 millones de euros de las cuentas vigentes, ya que "aún es pronto", sólo ha apuntado que "será muy parecido": "hemos llevado a cabo una política de contención de ingresos y también de gastos, manteniendo la calidad de los servicios, las políticas activas de empleo y las sociales, aunque no sea nuestra responsabilidad, la sostenibilidad ambiental, la accesibilidad y sobre todo las líneas estratégicas de la ciudad: cultura, turismo y tecnología, que tanta fuerza nos dan".

En opinión del regidor del PP, las próximas cuentas municipales se basarán en "la contención de los ingresos y el mantenimiento, que ya es un milagro —ha afirmado—, de la calidad de los servicios". Ha confiado en continuar con las cifras de inversión de 2014 —un total de 52,5 millones de euros—, algo que ha valorado, teniendo en cuenta que "estamos en un momento en el que mantener ya es un éxito".

Factura del agua

Se ha referido también al nuevo y controvertido sistema tarifario de la Empresa Municipal de Aguas (Emasa) y ha subrayado que "ha quedado claro que nunca ha habido una voluntad de recaudación con este cambio por el que se mide el consumo por persona —en lugar de por familia—, atendiendo así a las indicaciones del Defensor del Pueblo Andaluz". Un modelo que, no obstante, ha defendido que "tiene mucha lógica" y que se ha aplicado "de forma impecable; es de matrícula".

"Emasa ha consensuado los tramos todo lo posible con las asociaciones de consumidores para que fuera neutro desde el punto de vista de los resultados, pero si al final no ha sido así y ha habido un excedente de dinero, se ha dado a los ciudadanos", ha expuesto. De hecho, al cierre del año habrá descontado a todos sus clientes domésticos 14,4 euros, lo que demuestra, a juicio del alcalde, "nuestra voluntad de neutralidad absoluta y de búsqueda de la justicia"; de todos modos, ha aseverado que "si fuera necesario reflexionar más sobre los tramos, seguiremos abiertos a ello".

Consulta aquí más noticias de Málaga.