Botella pospone el cierre de todo el centro al tráfico aunque aún baraja limitarlo en Ópera

  • El Ayuntamiento de Madrid informa a los vecinos de que intentará poner en marcha el Área de Prioridad Residencial (APR) de Ópera el 1 de enero.
  • El resto de zonas previstas (Sol y La Latina) se dejarían en suspenso hasta realizar nuevos estudios, tras las quejas de los comerciantes y hosteleros.
  • Los vecinos están a favor de la limitación del tráfico, pero los comerciantes se oponen porque lo consideran "precipitado y perjudicial para los negocios".
La alcaldesa Ana Botella divisando el centro de la ciudad desde la Torre de Madrid, en Plaza de España.
La alcaldesa Ana Botella divisando el centro de la ciudad desde la Torre de Madrid, en Plaza de España.
Ayuntamiento de Madrid

El cierre al tráfico del centro de Madrid podría quedar descafeinado. El Ayuntamiento de la capital venía anunciando en los últimos días la creación de una gran área de prioridad residencial (APR) que abarcaría los barrios de Palacio (zona de Ópera), Sol y La Latina. Según esas previsiones, este ámbito con tráfico restringido estaría en marcha el 1 de enero de 2015. Sin embargo, la oposición de los comerciantes y hosteleros ha provocado que el Consistorio dé marcha atrás en sus intenciones. Ahora, el área de Movilidad se plantea cerrar el tráfico en enero solo en Ópera mientras que pospondría el cierre del resto de zonas hasta que se realicen nuevos estudios, según han comunicado altos cargos de Movilidad a los vecinos este lunes.

"La directora general de Movilidad nos ha informado de que se intentará que la APR de Ópera siga adelante tal y como estaba prevista, con fecha 1 de enero. El resto de zonas (Sol y La Latina) se posponen, se reharán los estudios para ver si se puede llegar a un consenso con todos los sectores implicados", explica el portavoz de la asociación de vecinos de Ópera-Austrias (Avaustrias). Al ser preguntado, el Ayuntamiento evita dar plazos, aunque asegura que sigue en contacto con los residentes y organizaciones de comerciantes: "Se está trabajando con todos los vecinos y comerciantes, tal y como estaba previsto. Siguen las reuniones técnicas con todos los afectados por la APR de Ópera y por los de la ampliación", según fuentes de Movilidad.

Si la restricción del tráfico se limita finalmente a Ópera, el Ayuntamiento estaría volviendo a los planes iniciales previstos antes de verano. Como publicó 20minutos.es en junio, el Consistorio lleva preparando desde la primavera pasada un área de prioridad residencial (donde solo podrían entrar los coches de residentes, motos y transporte público) cuyo perímetro estaría formado por la calle Bailén, Plaza de España, Gran Vía, Callao, Carmen y calle Mayor. Tras conocerse estas intenciones, los vecinos de La Latina solicitaron que también se les incluyera a ellos en el ámbito y la Junta de Distrito de Centro accedió a ello. Finalmente, el Consistorio anunció su idea de ampliar el área restringida también al entorno de la Puerta del Sol. Pero tales intenciones han chocado con las reticencias de los comerciantes de la zona y con la Comunidad de Madrid.

Reunión con comerciantes y vecinos

La última reunión oficial entre el Consistorio y los sectores afectados tuvo lugar el pasado jueves 2 de octubre. En este encuentro (que ya fue adelantado por el diario ABC) participaron el concejal de Movilidad, Diego Sanjuanbenito, y el concejal de Centro, David Erguido. "También iba a participar Ana Botella, pero a última hora nos dijeron que no estaría presente", asegura Florencio Delgado, uno de los asistentes, como presidente de los comerciantes de Gran Vía. Además, también se invitó a las asociaciones vecinales de Ópera-Austrias y de Las Cavas-Costanillas, a la patronal del comercio madrileño Cocem, a organizaciones de hosteleros y a representantes de hoteles del centro.

En dicha reunión, la mayoría de los asistentes (principalmente, los comerciantes, hosteleros y hoteleros) mostraron su rechazo a la restricción del tráfico en el centro. "No se puede cerrar el tráfico sin más, sino que tiene que ir acompañado de otras medidas complementarias, como la peatonalización de algunas zonas, el refuerzo del transporte público o la creación de aparcamientos disuasorios. Era una idea demasiado inmadura, que afectaría al turismo y a la economía de los negocios del centro. No han medido bien el impacto antes de lanzarla", apunta Hilario Alfaro, presidente de la Cocem.

Debido a este rechazo, "han decidido dejar en suspenso la puesta en marcha del cierre del tráfico", asegura Alfaro. "Por su actitud después de la reunión percibimos que se iba a paralizar hasta que no se hagan nuevos estudios. Esta medida era muy precipitada y tenía falta de preparación. Algún día habrá que tomar la decisión de limitar el tráfico, pero hay que hacerlo con sensatez", añade Delgado.

Decepción entre los vecinos

Sin embargo, los vecinos se sienten decepcionados por la previsible marcha atrás municipal. "Nosotros siempre hemos estado a favor de la APR y hemos luchado mucho por ella, porque nuestro barrio tiene calles muy estrechas que se colapsan con el paso de los coches. Pero la mayoría de las organizaciones convocadas eran hosteleros y comerciantes, y todos ellos mostraron su rechazo porque creen que será un desastre para la economía", explica el portavoz de los vecinos de Austrias. "En ningún momento se habló de los 150.000 vecinos que viven en el centro, ni de tráfico y, menos aún, de soluciones medioambientales", lamenta Saturnino Vera, presidente de la asociación de vecinos Las Cavas-Costanillas. En su opinión, el Ayuntamiento se ha plegado a las "presiones de los comerciantes".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento