El grupo yihadista que secuestró a un turista francés en Argelia anuncia su decapitación

Hervé Gourdel, el turista francés secuestrado en el este de Argelia por Soldados del Califato, momentos antes de ser asesinado.
Hervé Gourdel, el turista francés secuestrado en el este de Argelia por Soldados del Califato, momentos antes de ser asesinado.
Youtube

Hervé Gourdel, el turista francés secuestrado el pasado domingo en el este de Argelia por Soldados del Califato, un grupo vinculado a Estado Islámico, ha sido decapitado, según un vídeo difundido por la propia organización a través de Internet, informa France Info.

El vídeo, titulado 'Mensaje de sangre para el Gobierno francés' y de casi cinco minutos de duración, muestra a este guía de montaña de 55 años arrodillado, rodeado de cuatro yihadistas, mientras critica a Hollande por haber "seguido" al presidente de EE UU, Barack Obama.

Seguidamente, uno de los yihadistas lee un comunicado en el que acusa a Francia de no haberse limitado a "su agresión contra los musulmanes en Mali y Argelia". "Yund al Jilafa va a adorar a Dios matando a este sucio francés para el triunfo de la religión de Dios y para honrar las vidas que fueron asesinadas en Argelia, así como para apoyar a nuestro querido estado del califato", agregó. El extremista subrayó también que había expirado el plazo dado a Francia para salvar a su ciudadano al no haber suspendido "su campaña militar contra el estado del islam", en una nueva alusión a la organización Estado Islámico. "Es una venganza para honrar a nuestros hermanos en Siria y en Irak", añadió.

El presidente de Francia, François Hollande, confirmó en Nueva York el asesinato de Hervé Gourdel y afirmó ante la ONU que Francia está "plenamente comprometida contra el terrorismo" y aunque su país "vive una prueba" con el asesinato de un ciudadano francés, "nunca cederá al chantaje".

Francia "vive una prueba con el asesinato de nuestro compatriota pero no cederá jamás al chantaje. La lucha contra el terrorismo va a seguir, con el respeto a la ley y la soberanía de los Estados", señaló con energía el presidente francés ante la Asamblea General de la ONU. Ese combate, agregó, se hará bajo la bandera de la ONU y sus valores, como la dignidad y la libertad.

"Hoy el riesgo es en Irak y Siria, es donde esa amenaza existe, pero Estado Islámico amenaza al conjunto del mundo con atentados, secuestros y reclutando combatientes de todo el mudo para demostrar la barbarie de la que es capaz", denunció. Y añadió que "es porque esa amenaza existe, no solo para esa región, sino para todo el mundo, por lo que Francia se ha unido al combate".

Al referirse al rehén francés asesinado, dijo que estaba en Argelia ayudando a la población y "fue capturado y decapitado. Ahí está lo que hace el terrorismo".  "Es un momento triste que vive Francia, pero también de responsabilidad. Por el mundo, por el planeta, debemos luchar contra el terrorismo y por las generaciones futuras".

La 'marca' Estado Islámico en Argelia

El grupo yihadista Yund al Jilafa o 'Soldados del Califato' es la aparente nueva "marca" en Argelia del Estado Islámico, a su vez una escisión de Al Qaeda. El grupo yihadista, que secuestró al ciudadano francés el pasado 21 de septiembre en la región montañosa de la Cabilia, está dirigido por el autoproclamado "emir" Abdelmalek Guri, conocido como Jaled Abu Salman, de 36 años y originario de la ciudad de Bumerdés.

Abu Salman había anunciado diez días antes del secuestro su alianza con el EI y su obediencia a su líder, Abubaker al Bagdadi, con lo que ponía al servicio del EI la "experiencia acumulada" durante años en la región por Al Qaeda en el Magreb Islámico en la comisión de atentados, secuestros y extorsiones.

El EI, que controla amplias zonas de Siria e Irak, ha anunciado en diversos foros de su muy cuidada red de propaganda su intención de expandirse por el Magreb, y aunque se suponía que Túnez sería su prioridad, han elegido Argelia para salir a la luz.

La captura de Gourdel pone en entredicho la eficacia de las fuerzas argelinas para doblegar al terrorismo, como quedó también de manifiesto en la toma de la planta gasística de In Amenas en enero de 2013.  Aquel secuestro, que duró varios días y terminó con la irrupción del ejército argelino en las instalaciones, se saldó con 38 trabajadores de la planta muertos (37 de ellos extranjeros), además de 29 asaltantes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento