Ayer mismo, una serie de caravanas de coches partieron desde las principales localidades de la bahía con el fin de pedir la adhesión a la huelga de sus habitantes. Debido a la protesta, Renfe ha fijado unos servicios mínimos en cercanías, media y larga distancia. La Delegación del Gobierno dijo ayer que garantizará los medios necesarios para ayudar a la normalidad en la jornada de huelga.